EEUU pide rendir cuentas a los autores de ataques a un cuartel y cárceles en Sierra Leona

Compartir
Compartir articulo

Freetown, 27 nov (EFE).- La Embajada de Estados Unidos en Sierra Leona pidió hoy que rindan cuentas los responsables de los ataques perpetrados este domingo contra un cuartel militar y varias cárceles en la capital del país, Freetown.

"Exhortamos a que los responsables de estos atroces ataques rindan cuentas de conformidad con el debido proceso y el Estado de derecho", afirmó la legación en un comunicado publicado en su cuenta de la red social X (antes Twitter).

La nota se divulgó después de que el presidente de Sierra Leona, Julius Maada Bio, asegurara a última hora de este domingo que se restauró la calma y fueron arrestados la mayoría de los líderes de los ataques, al tiempo que pidió unidad al país.

La Embajada de EE.UU. señaló hoy que apoya "firmemente" el llamamiento de Bio a la unidad nacional e instó a todos los sierraleoneses a "dejar de lado sus diferencias y trabajar juntos por el interés nacional".

"Honramos y recordamos a quienes ayer dieron su vida en defensa de la Constitución y el Gobierno de Sierra Leona, indicó la misión diplomática, pese a que las autoridades sierraleonesas no han confirmado aún si los atacantes causaron víctimas.

La embajada felicitó a los líderes de todo el espectro político por "su valentía al hablar contra la violencia" y aseguró que seguirá trabajando con el Gobierno y el pueblo de Sierra Leona para "promover la democracia, la salud y la prosperidad".

Individuos armados no identificados atacaron en Freetown el cuartel de Wilberforce, uno de los más grandes de este país de África occidental y el principal del Ejército, lo que provocó tiroteos.

Los pistoleros también atacaron varias prisiones y liberaron a reclusos en la capital.

Esos actos violentos forzaron a las autoridades a imponer un toque de queda indefinido a nivel nacional que, a partir de hoy, regirá de las 21:00 hora local (misma hora GMT) a las 06:00 hora local hasta nuevo aviso.

El ataque al cuartel fue condenado por Estados Unidos, la Unión Europea, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao), la ONU y el Reino Unido, entre otros.

El suceso ocurrió después de que las autoridades informaran el pasado 31 de julio de que la Policía detuvo a un número indeterminado de militares que planeaban usar protestas pacíficas como pretexto para cometer ataques contra instituciones del Estado.

Sierra Leona celebró unas elecciones el pasado 24 de junio que dieron la victoria a Bio con un 56,17 % de los votos, obteniendo así un segundo mandato de cinco años pese a que la oposición cuestionó el resultado.

Esas elecciones fueron las quintas en Sierra Leona desde el final de su cruenta guerra civil (1991-2002), que devastó la nación y causó más de 50.000 muertos.

Se desarrollaron aún bajo la sombra de las protestas del 10 de agosto de 2022 contra el elevado coste de la vida, duramente reprimidas por las fuerzas de seguridad y en las que murieron al menos 27 civiles y seis policías.

Exbrigadier del Ejército, Bio gobernó el país como dictador durante dos meses y medio en 1996, tras un golpe de Estado que dio paso a unas elecciones democráticas y multipartidistas. EFE

iks-pa/alf