Noboa inicia su mandato presidencial en Ecuador aún sin ministros de Interior y Economía

Compartir
Compartir articulo
infobae

Quito, 23 nov (EFE).- El presidente de Ecuador, Daniel Noboa, inició este jueves su mandato al suceder al presidente saliente Guillermo Lasso y comenzar sus funciones con cuatro ministros aún pendientes de designar, incluidas dos carteras clave para su gestión: la de Interior y la de Economía y Finanzas.

Después de asumir la jefatura de Estado en una ceremonia de investidura celebrada en la Asamblea Nacional (Parlamento), Noboa designó a dieciséis ministros y dejó en el aire cuatro carteras: Interior, Economía y Finanzas, Mujer y Derechos Humanos y Telecomunicaciones y Sociedad de la Información.

Las dos primeras (Interior y Economía) encierran los mayores retos que tendrá Noboa, que toma las riendas de un país que atraviesa la peor ola de violencia criminal, vinculada a las mafias del narcotráfico y del crimen organizado, y una situación económica "preocupante", como él mismo definió en semanas anteriores, por un déficit en aumento.

El Ministerio del Interior quedó temporalmente encargado a la ministra de Gobierno, Mónica Palencia, mientras que para Economía había anunciado inicialmente a la joven economista Sariha Moya, que finalmente fue nombrada secretaria general de Planificación Estratégica.

En la víspera a su toma de posesión, Noboa indicó que para el domingo espera tener un completo un gabinete que hasta el momento destacada por la paridad (ocho mujeres y ocho hombres) y, especialmente, por la juventud de algunos de sus integrantes, que va en línea con los 35 años del jefe de Estado.

Y es que con su investidura, Noboa, hijo del magnate del sector bananero y cinco veces candidato presidencial Álvaro Noboa, se convirtió en el presidente más joven de la historia democrática de Ecuador y también en el de menor edad de Latinoamérica, algo que también ha querido trasladar a su gabinete.

"Muchos creen que la juventud es sinónimo de ingenuidad, para mí es sinónimo de fuerza, fuerza para vencer los retos que se nos imponen, porque eso es lo que el Ecuador necesita", dijo Noboa en su primer discurso como presidente, que duró menos de diez minutos y que se basó en una invitación a la reconciliación nacional.

"Siempre he sido una persona de pocas palabras, pero siempre he sido un joven de acción como lo son la mayoría de las ecuatorianas y ecuatorianos, que lo único que piden, es una oportunidad", apuntó al recalcar que fracasarán quienes busquen atraparlo en viejos esquemas.

Noboa pidió unidad a la ciudadanía y dejar viejos esquemas políticos en el pasado, para sacar al país adelante y enfrentar grandes retos, como el desempleo y la creciente violencia.

El jefe de Estado aseveró que su familia ha sido perseguida políticamente en el pasado, pero "se debe romper el ciclo de revanchas".

El suyo -insistió- es un proyecto "pro Ecuador" y "anti nada", pues los "anti" tienen techo y los "pro" son infinitos.

Entre las primeras medidas que Noboa ha anunciado está la de declarar un estado de excepción para tramitar en la Asamblea como urgentes una reforma tributaria y otra eléctrica para abordar los problemas de empleo y energía que hereda de su predecesor, con apagones diarios programados por escasez de generación en las centrales hidroeléctricas.

A la ceremonia acudió acompañado por su esposa, la modelo e 'influencer' Lavinia Valbonesi, y sus dos hijos, mientras que en la sala plenaria de la Asamblea también estuvo gran parte de su familia, como su madre, la doctora Annabella Azín, que también hizo carrera política de diputada y asambleísta.

El único jefe de Estado presente en la ceremonia fue el presidente de Colombia, el izquierdista Gustavo Petro, con quien Noboa mantuvo posteriormente una reunión bilateral en la que trataron la petición del mandatario colombiano de activar un control fronterizo en el eje vial que une ambos países en el litoral del Pacífico.

Los dos mandatarios también conversaron también sobre las nuevas dinámicas del narcotráfico y del crimen organizado y de la necesidad de que los países amazónicos lleven una propuesta contra la deforestación a la cumbre mundial del cambio climático (COP28).

El primer día de funciones de Noboa también evidenció un nuevo episodio del aparente distanciamiento que desde la campaña electoral mantiene con su vicepresidenta, Verónica Abad, quien este jueves no acudió al almuerzo oficial ofrecido en el palacio presidencial y se fue a almorzar con vendedoras de un mercado de Quito.

Noboa tendrá un corto mandato de apenas año y medio para completar el periodo 2021-2025, que Lasso interrumpió en mayo pasado al aplicar la 'muerte cruzada', con la que disolvió la Asamblea, de mayoría opositora, en el momento que esta buscaba su destitución, y así forzar unas nuevas elecciones generales.

Fernando Gimeno

Quito, 23 nov (EFE).- El saliente presidente de Ecuador, el conservador Guillermo Lasso, afirmó este jueves que deja el cargo "por la puerta grande" para ceder al mandato a su sucesor, Daniel Noboa, quien completará el periodo 2021-2025.

En su último acto público como presidente antes de ceder la posta presidencial a Noboa, Lasso se reivindicó como ya lo había hecho en días anteriores, cuando presentó un documental y un libro que recogen los logros más destacados de su gestión.

"Me retiro por la puerta grande de Carondelet, la puerta de la democracia", dijo Lasso en un acto con beneficiarios de becas otorgadas por su Administración, celebrado en el patio del palacio presidencial de Carondelet, situado en el centro histórico de Quito.

La perspectiva de Lasso contrasta con la de sus adversarios políticos que opinan lo contrario ante la ola de violencia criminal que afecta al país y que, según expertos, puede hacer que Ecuador acabe el año como uno de los más violentos de Latinoamérica, con una tasa de homicidios que ronde los 40 por cada 100.000 habitantes.

En otras intervenciones públicas, Lasso también llegó a aseverar que deja un país mejor del que recibió, sobre todo al aducir que la democracia se ha mantenido.

Durante la presentación de su libro ´900 días: democracia y resultados´, Lasso defendió su decisión de aplicar en mayo pasado la herramienta constitucional de la 'muerte cruzada', con la que disolvió la Asamblea Nacional (Parlamento), de mayoría opositora, y celebrar nuevas elecciones generales.

Lasso optó por esa vía al alegar un bloqueo político del Legislativo, y ante el riesgo de ser destituido por este como último paso de un juicio político donde la oposición, encabezada por el correísmo, lo acusaba de presunto (peculado), un cargo que él rechaza.

Para el exmandatario ecuatoriano, los principales logros de su gestión fueron haber vacunado a 9 millones de personas contra la covid-19 en sus primeros cien días al mando y haber reducido la desnutrición crónica infantil de 23,6 % a 20,1 % en niños menores de dos años.