Un total de 16 hospitales de Gaza fuera de servicio por los bombardeos israelíes

Compartir
Compartir articulo
infobae

Rafah (Gaza), 2 nov.- Un total de 16 hospitales han quedado fuera de servicio en Gaza desde el pasado 7 de octubre tras los bombardeos israelíes y la falta de combustible, informó este jueves el ministerio gazatí de Sanidad.

Entre los hospitales afectados figura el de la Amistad Turco-Palestina, el único de Gaza que trata a pacientes de cáncer, que dejó de funcionar tras quedarse sin combustible y sufrir desperfectos por ataques israelíes estos días, informó el Ministerio de Sanidad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

El centro médico cesó su funcionamiento "como resultado de los bombardeos de las fuerzas de ocupación (Israel) ayer y anteayer y después de quedarse sin combustible por completo", anunció el miércoles la ministra de Sanidad palestina, Mai al Kaila, en un comunicado.

Ante ello, "las vidas de 70 pacientes con cáncer en el hospital están seriamente amenazadas", alertó la ministra, que denunció las "condiciones de salud catastróficas" en las que se halla la Franja debido a la ofensiva militar israelí, que ha causado hasta el momento más de 8.500 muertos y al menos 21.500 heridos desde que estalló la guerra hace 27 días, tras el ataque cometido por Hamás contras Israel, en el que murieron más de 1.400 personas y 242 fueron secuestradas.

El total de hospitales afectados es el siguiente: Hospital de la Amistad Turco-Palestina; Hospital de Beit Hanoun hospital; Hospital Al Wafa; Hospital Patient Friends; Hospital Al Karama; Hospital Haifa, Hospital oftalmológico Internacional; Hospital Especializado Musulmán; Hospital Al-Durra; Hospital Hamad; Hospital Dar es Salaam; Hospital Al-Yemen; Hospital Al Said; Hospital St.Jonh's; Hospital Al Hayat, y Hospital de Jaffa.

Asimismo, han resultado afectados 32 centros de salud y 52 de primeros auxilios, informó el Gobierno de Gaza, controlada por Hamás.

Ginebra, 2 nov (EFE).- El Hospital de la Amistad Turco-Palestina de Gaza, único para el tratamiento de enfermos de cáncer, ha detenido sus operaciones por falta de combustible, advirtió hoy la ONU, que también denunció bombardeos al centro hospitalario Al Hilo, también en la capital y utilizado como maternidad.

Esta segunda instalación sanitaria sufrió ataques de proyectiles hacia las 20:00 hora local del miércoles (18:00 GMT), indicó el informe diario de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas.

Se calcula que en Gaza hay actualmente unas 50.000 mujeres embarazadas y unos 160 partos diarios; las instalaciones de maternidad del principal hospital del territorio, el de Shifa, son utilizadas ahora para tratar heridos, por lo que sus actividades se habían trasladado al centro de Al Hilo.

El informe advierte que 14 de los 35 hospitales de Gaza con capacidad para internar pacientes no funcionan, como tampoco un 71 % de los centros de atención primaria (51 de 72).

Fuentes del Ministerio de Sanidad gazatí advirtieron que el hospital de Shifa, en la capital, y el Hospital Indonesio de Beit Lahiya, en el devastado norte de la franja, casi han agotado su combustible y podrían por tanto detener pronto sus operaciones.

El ejército israelí, que ha atacado posiciones cerca de hospitales como el de Shifa o el de la Amistad Turco-Palestina, ha defendido que parte de esas instalaciones o áreas subterráneas bajo ellas son utilizadas con fines militares por Hamás, por que no estarían protegidas por el derecho internacional.

Tras 26 días de hostilidades iniciadas con los ataques terroristas del 7 de octubre en territorio israelí cercano a Gaza, los fallecidos en esa franja según el Ministerio de Sanidad gazatí ascienden a 8.805, entre ellos 3.648 menores y 2.187 mujeres.

El número de desplazados internos en Gaza se mantiene en 1,4 millones, de los que al menos 300.000 se encuentran en el norte de Gaza, principal objetivo de los ataques israelíes (aunque estos también alcanzan el centro y sur de la franja), según Naciones Unidas.

En los últimos días se ha producido un éxodo de unas 100.000 personas que se refugiaban con sus familias a alojamientos de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA), muchos de ellos en condiciones de hacinamiento y en los que actualmente viven casi 700.000 personas.

La jornada del miércoles, indica el informe de Naciones Unidas, fue la primera desde el 10 de octubre en la que se permitió la salida de población de Gaza, 81 palestinos heridos que fueron transferidos a un hospital de campaña egipcio y 345 ciudadanos extranjeros.

También continuó la entrada de camiones con ayuda humanitaria por el paso de Rafah junto a Egipto (10, por lo que el total desde el 21 de octubre asciende a 227), pero por otro lado Israel cortó una segunda vez las telecomunicaciones y el servicio de internet en Gaza, desde las 3 de la mañana hasta las 11:15 del miércoles.

En Cisjordania, fuerzas israelíes mataron el miércoles a otros cinco palestinos, por lo que el número de fallecidos en ese territorio desde el 7 de octubre asciende a 129 (128 palestinos, entre ellos 35 niños, y un soldado israelí).

En Cisjordania además prosiguen las detenciones israelíes de palestinos, con otros 70 arrestos en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, por lo que el total se eleva a 1.830, entre los que, según la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos, se sospecha que hay casos de detención arbitraria y maltrato.

Dos de ellos han muerto bajo custodia, recuerda hoy el informe de la oficina de coordinación de la ONU, que elevó el número de trabajadores de Naciones Unidas muertos desde el 7 de octubre a 70, "la mayor cifra sufrida por empleados humanitarios de la ONU en un periodo de tiempo tan corto".