Periodista español secuestrado por Al Qaeda en Siria reveló su mayor temor durante el cautiverio

 EFE 163
EFE 163

Ángel Sastre, uno de los tres rehenes españoles capturados en Siria y liberados el sábado, afirmó este martes que su mayor miedo durante sus diez meses de secuestro era la posibilidad de ser vendido al grupo yihadista Estado Islámico por sus captores.

"No sabes qué te van a hacer ni cuánto va a durar. Si te van a matar, te van a soltar o te van a vender a otro grupo terrorista", relató Angel Sastre, de 35 años, en una entrevista con el diario en línea El Español.

Secuestrado junto a otros dos periodistas españoles por el Frente al Nusra, rama siria de Al Qaeda, el periodista declaró: "La sola idea de que nos pudiesen vender al Daesh (acrónimo árabe del ISIS) me aterraba". El ISIS, que controla una parte de Siria e Irak, ha ejecutado a numerosos rehenes.

LEA MÁS:


Al describir las condiciones de su reclusión, Sastre afirma que sus secuestradores le permitieron informarse por medio de la televisión a partir del cuarto mes de cautiverio: "A través de la BBC o la CNN nos enterábamos de cómo transcurría la guerra a nuestro alrededor, porque Siria era portada casi a diario. Era como vivir en una burbuja dentro del conflicto y ser parte de él".

"A Siria no voy a volver, al menos por el momento. Ahora es imposible trabajar allí. El secuestro se ha convertido, ya no en un arma de guerra, sino en un negocio rentable", añadió el reportero.

"El secuestro se ha convertido, ya no en un arma de guerra, sino en un negocio rentable"

"No puedes fiarte de nadie y te puede vender cualquiera. El traductor, el conductor, el frutero... No es seguro trabajar allí y por eso no volveré a informar, pero no nos podemos olvidar de Siria, porque a nosotros nos han liberado pero allí la guerra sigue matando a gente", concluyó.

Los otros dos periodistas liberados el sábado, José Manuel López y Antonio Pampliega, no han hablado a la prensa desde su llegada a España.

Siria es uno de los países más peligrosos del mundo para la prensa, según la ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF), que ha contabilizado la muerte de 139 periodistas y 47 internautas desde el inicio del conflicto en 2011.