Shutterstock 162
Shutterstock 162

Se acerca el 14 de febrero, el Día de los Enamorados, fecha en la que el amor se convierte en el protagonista de las parejas y representa una gran ocasión para brindar regalos o celebrar una noche inolvidable. Sin embargo, desde hace unos meses, en Estados Unidos y Europa se afianzó una corriente de aquellos que también decidieron celebrar el amor... pero con ellos mismos. Por eso, llegaron hasta a realizar casamientos consigo mismos y le dieron forma al nuevo fenómeno llamado "sologamia".

"La realidad es que la gente que vive sola tiende a socializar y pasar más tiempo con otra gente que la gente que contrajo matrimonio", explicó el profesor de la Universidad de Nueva York, Eric Klinenberg, autor del libro Going Solo: el extraordinario crecimiento y lo sorprendente atracción de quienes viven solos.

Diversos estudios sociológicos a lo largo de los últimos diez años demostraron que la soltería se afianzó en la cultura moderna occidental y consiguieron una aceptación mucho más grande que en la mayor parte del siglo XX.

 162
162

La vida tras casarse con uno mismo

Sasha Cagen es una autora de libros de autoayuda y empresaria quien logró trascender con su libro Quirkyalone: un manifiesto para los románticos sin compromiso.

La idea del libro surgió en la noche de Año Nuevo de 1999, cuando Cagen no tenía a nadie a quien besar para recibir el nuevo año. Unos meses después, en ese manifiesto se describió como "una persona que disfruta de ser soltera (o pasar el tiempo sola). Por eso, prefiere esperar a la persona adecuada antes que estar saliendo de cita en cita todo el tiempo".

El éxito del libro fue tal, que Cagen dedicó la última década a aconsejar gente y dar congresos sobre los beneficios de la vida como soltero, incluso la promoción de los casamientos consigo mismo.

Ya existen empresas que ofrecen un servicio diseñado para el casamiento "con uno mismo"

Estas ceremonias pueden ser de lo más extravagantes. Yasmin Eleby, una ejecutiva de Houston, no estaba conforme con haber llegado a los 40 años como soltera. Entonces, alquiló un salón del Museo de la ciudad, se compró un vestido púrpura, llamó a diez "madrinas" y decidió casarse consigo misma.

Otro caso es el de Sophie Tanner, una novelista inglesa, quien a los 35 años decidió contraer matrimonio con ella misma y lo hizo con una fiesta ostentosa en pleno centro de la ciudad de Brighton.

"Seis meses antes de la boda, me mudé por primera vez sola a un departamento. Al principio me sentía deprimida y sola, pero en un momento empecé a tomarle el gusto. Tuve una sensación de querer tratarme con calidez y cuidarme, como si se tratara de otro. Ahora soy feliz. No tengo que estar esperando a que llegue 'esa' persona porque ahora soy yo 'esa' persona. Encontré a la persona indicada", explicó Tanner.

 162
162

Los "solos" en la sociedad

Si bien la "sologamia" no tiene valor legal en ninguna parte del mundo, la soltería acaparó una aceptación por parte de la cultura cada vez más notoria a lo largo del tiempo.

En 1957, un estudio de la Universidad de Michigan reveló que el 80% de las personas encuestadas consideraban que aquellos individuos que preferían vivir solos eran "inmorales" o estaban "enfermos". Sin embargo, una encuesta nacional de Estados Unidos en el 2005 demostró que el 51% de las mujeres mayores de edad vivían solas.

"Lo fundamental es no entrar en pánico cuando uno llega a los 33 o 35 años y ve que no formó pareja con nadie. Una de las cosas que aprendí con mi experiencia es que vivir solo no es para nada una experiencia solitaria. Es algo social", detalló Klinenberg.

Como era de esperar, la "sologamia" también abrió lugar para el negocio. Así, el empresario Jeffrey Levin creó la empresa

(me caso conmigo), en la que la gente puede autorregalarse anillos o cartas inspiracionales.