Shutterstock 162
Shutterstock 162

Los años no vienen solos y con ellos llegan las arrugas, las cicatrices y las manchas por la exposición al sol. Los tejidos que están por debajo de la piel y la mantienen tensa, comienzan a perder elasticidad y es allí cuando aparecen las odiadas "líneas de expresión" y surcos faciales.

Las más audaces preferirán pasar por el quirófano para corregir el efecto del paso del tiempo en el rostro. Pero lo cierto es que, cada vez más, la tendencia es actuar desde más temprano de manera preventiva para evitar el bisturí y para lograr resultados más naturales.

En esa línea, un novedoso tratamiento láser gana adeptos entre quienes buscan devolverle a la piel el brillo y la luminosidad perdida.

"La nueva tecnología Pixel CO2 permite reafirmar, suavizar y devolverle el brillo a la piel de la cara de manera inmediata y progresiva con un tratamiento de rejuvenecimiento fraccionado profundo", explicó la doctora Laura Alfie (MN 56037), médica dermatóloga y directora médica de Clider, quien remarcó que "esta novedosa tecnología presenta resultados inmejorables y mayor efectividad que otros láseres fraccionados, con un menor tiempo de recuperación".

El láser CO2 es un láser que en los años 80 se utilizaba de manera continua levantando toda la capa de la piel, con lo cual conseguir su recuperación era todo un desafío. Estos láseres traían muchas complicaciones, enrojecimiento de la piel por tres meses y los pacientes tenían un posoperatorio muy largo.

"El rejuvenecimiento fraccionado profundo es un tratamiento mínimamente invasivo que permite ver los resultados a partir de la semana"

"Con la evolución de la tecnología llegaron los láseres fraccionados, que en lugar de levantar toda la capa de la piel produce columnas de daño térmico en determinados puntos", detalló la especialista. Y agregó: "Los disparos fraccionados permiten trabajar la piel aumentando la energía, siendo más o menos superficial o más o menos profundo, según cada paciente. Es decir, que gracias a este fraccionado se logra trabajar suavemente, por ejemplo, toda la cara y enfocando a la necesidad de cada paciente".

El tratamiento, recomendado para pieles fotodañadas, opacas y arrugadas, consiste en la aplicación de láser CO2 fraccionado, el cual produce miles de impactos de luz en las zonas a tratar (sin afectar las que la rodean) dando calor y estimulando la producción de colágeno y elastina en la dermis, lo que provoca un efecto "tensor" y permite la cicatrización natural de la piel. De este modo, se produce la regeneración de la piel sana con resultados extraordinarios.

El tratamiento es ideal para tensar la piel fláccida de los párpados sin cirugía, tratar arrugas peribucales de difícil resolución y flacidez del óvalo facial.

En gente joven que no posee arrugas importantes se consigue renovar toda la piel de manera suave, tensándola, dándole colágeno –que dura hasta 6 meses- y mejorando poros, brillo y luminosidad. En el caso de una persona de mediana edad o una mujer grande con piel arrugada y dañada se aplicará aun mayor densidad y energía.

Con la novedad de tratar eficazmente en una sola sesión, el procedimiento puede realizarse no sólo en la cara (boca, ojos, párpados) sino también en toda la superficie facial y arrugas del cuello. También, está comprobada su efectividad para combatir estrías, cicatrices del pecho y dorso del cuerpo.

Todos los beneficios de este novedoso tratamiento

 Shutterstock 162
Shutterstock 162
  • dir="ltr">

    Mejora la textura, luminosidad e imperfecciones de la piel.

  • dir="ltr">

    Reduce las arrugas superficiales, medias, y profundas perioculares y peribucales

  • dir="ltr">

    Tiene un efecto de tensado cutáneo. Efecto lifting.

  • dir="ltr">

    Produce rejuvenecimiento interno y calidad de la piel.

  • dir="ltr">

    Minimiza los poros y cicatrices.

  • dir="ltr">

    Elimina las marcas de acné.

Tiempo de recuperación y cuidados posteriores

Mientras que los tratamientos tradicionales requieren varias sesiones y reposo de hasta un mes, el rejuvenecimiento fraccionado profundo es un tratamiento mínimamente invasivo que permite ver los resultados a partir de la semana y con mejoría progresiva y notable en los siguientes meses. Y su efecto se mantiene por años.

"Se habla de menor tiempo de recuperación, ya que tan sólo en una semana el paciente no verá escamas en su piel y notará un cambio importante, mayor luminosidad, tensado y brillo", explicó Alfie, quien resaltó que "este tratamiento es más efectivo, ya que al utilizar aparatología con tecnología de punta, eficaz, probada y muy segura se llega más profundamente al objetivo y la satisfacción de los pacientes es plena ya que ven los resultados de manera más rápida".

Consultada sobre los cuidados posteriores que deben tener en cuenta los pacientes, la miembro de la Sociedad Argentina de Láser y Tecnología Médica (SALTEM) enumeró: "La protección solar es fundamental, así como hidratar mucho la piel. El médico dermatólogo que hace el tratamiento recomendará qué cremas comprar ya que la piel queda muy sensible y hay que hidratarla hasta que se recomponga por completo".