162
162

Para Sebastián Coppola, su matrimonio fue un tormento. Hace 26 años se casó con una mujer con quien duró solo 27 días y quien tras serle infiel, desapareció de su vida sin dejar rastros. Lo peor es que él rehízo su historia con quien ama y hoy es la mujer de sus cuatro hijos, pero todavía no pudieron casarse por no estar divorciado de la anterior.

Hoy, tras años de lucha y consultas con abogados, Coppola se presentó de forma unilateral ante la Justicia para obtener el divorcio de aquella mujer fugaz a quien, gracias al nuevo Código Civil, ya no necesita notificarle su decisión.

Según le explicó a Infobae su abogada, Virginia Luna, con los artículos 437 y 438 del nuevo Código Civil, cualquiera de las partes puede presentarse de manera unilateral ante la Justicia y disolver el vínculo conyugal sin notificar o necesitar aprobación del otro, es decir, que la persona se puede presentar sola y pedir el divorcio.

"El divorcio se decreta judicialmente a petición de ambos o de uno solo de los cónyuges", señala el artículo 437. Por su parte, el 438 establece que como requisito "toda petición debe ser acompañada de una propuesta que regule los efectos derivados de éste; la omisión de la propuesta impide dar trámite a la petición". La diferencia es que de no ser aprobada la propuesta por la otra parte, queda pendiente la división de bienes y patrimonio, pero igualmente se procede a la disolución del vínculo.

Como Coppola no tenía bienes en común ni hijos con su ex esposa, todo le fue más sencillo. "Estoy muy contento y feliz. A esto había que darle un marco de cierre. Espero disfrutarlo, pero esperar la sentencia es un paso importante", dijo.

Al respecto, la abogada reveló que son muchísimos los casos de matrimonios a corto plazo donde una de las partes desaparece o rechaza divorciarse, lo que ya no sucede con el nuevo Código Civil. "Ahora sortearon y vamos a llevar la demanda a Tribunales. En un mes y medio ya debería estar listo", sostuvo.

Néstor Coppola se dejó ver feliz ante la prensa que lo interceptó por ser el primer argentino en iniciar un divorcio de manera unilateral con el nuevo Código Civil: "No hubo ningún tipo de contacto con las partes. Esta reforma te hace las cosas más fáciles y más en mi caso que fue caótico. Antes tenías que esperar los 3 años de concubinato para poder hacerlo. Yo me pasé años buscándola".

Y contó: "Mi matrimonio fueron 27 días de caos tras 3 años de noviazgo. Vino la infidelidad en la luna de miel. Éramos jóvenes y confié que era para toda la vida. El no encontrarla me complicaba todo. Igualmente, esto es una llave para abrir una puerta porque luego hay que pedir la nulidad del casamiento por Iglesia".

El hombre detalló que si bien él no está actualmente en pareja con la madre de sus hijos, fue un infarto y una posterior operación del corazón lo que lo llevó a replantearse casarse para facilitar las cosas por si algo malo le pasaba.

Por último, la abogada explicó que la reforma del Código Civil permitió distinguir el estado civil de la discusión patrimonial. "No se puede extender la situación del vínculo por una negociación económica", dijo.