El historiador Norberto Galasso visitó los estudios de InfobaeTV para hablar de su flamante ensayo, "Kirchnerismo (2003-2015). El proyecto que transformó la Argentina", (Colihue), en el que defiende al gobierno nacional y lo define como "el modelo político más importante de los últimos tiempos en nuestro país"

En diálogo con el periodista Luis Novaresio, Galasso afirmó: "Néstor (Kirchner) en sus primeros discursos planteó que el objetivo de su gobierno era consolidar un capitalismo nacional, en ese sentido si a la izquierda la vinculamos al socialismo, el kirchnerismo no es de izquierda", afirmó. Sin embargo, el historiador consideró que el movimiento encabezado por la Presidente podría considerarse ideológicamente izquierdista por "oponerse a los sectores más reaccionarios del país".

"La 125 fue un ejemplo de cómo se armó una especie de Unión Democrática, parecida a la del 45 y cómo los sectores más reaccionarios se enfrentaron al gobierno popular, incluso con propósitos destituyente", comentó Galasso, quien calificó a esta medida como una "complicación" para el mandato de Cristina Kirchner, a la que se le sumó la crisis económica mundial del 2008. Por ello, afirmó que los gobiernos del matrimonio tuvieron contextos distintos, "cuando uno está en el fondo del abismo, salir de allí no es fácil", añadió.

"A los que vivimos el 2001 nos daba la sensación de que la Argentina se estaba terminando", recordó. El historiador remarcó que la crisis era económica, pero también política, "esta consigna de que se vayan todos y no quede uno solo era la expresión de un pueblo escéptico con respecto a toda su dirigencia", sostuvo.

Sin embargo, Galasso también diferenció las características que tuvieron el kirchnerismo y el 17 de octubre de 1945. "En el año 45 había una crisis muy semejante, donde no se sabía a dónde ir, pero yo creo que es el ingreso de la clase trabajadora en el escenario político". El historiador agregó que a Néstor se lo recuerda con entusiasmo, debido a los cambios fundamentales que se vieron en su mandato, "se depuraba la cúpula militar y la Corte Suprema, que estaba corrupta; se iniciaba una política de desendeudamiento; y se repudiaba el proyecto de Estados Unidos", ejemplificó.

Galasso celebró además que actualmente haya una idea de "democratizar el Ejército y darle una visión latinoamericana". Aseguró que la milicia en América Latina tiene características especiales "porque ha habido caudillos militares importantes, no solo Perón, sino Velasco Alvarado, Torres, Lázaro Cárdenas, entre otros".