Balearon a pescadores en el delta de San Fernando: un muerto

  162
162

Todos los domingos, un grupo de cuatro pescadores se subían a una lancha y se despejaban en el Delta del trajín semanal. El ritual era siempre el mismo: pasado el mediodía, cortaban la pesca para comer un asado en alguna de las islas del lugar. El último fin de semana, la historia fue muy distinta.


"Pasó un canobote celeste cuando estábamos ya comiendo, con tres personas a bordo, uno con campera con capucha y los otros con gorrita. Pasan y doblan y a los 50 segundos vuelven con las armas montadas y empiezan a tirar", dijo Jorge, uno de los sobrevivientes del ataque, en declaraciones a C5N.


  162
162

Por los disparos con dos escopetas y una carabina, le quedaron 26 perdigones en el brazo, diez más en el torso, y en la pierna y en la ingle. "El primer disparo a mí me tira de donde estaba sentado, me paro y me tiran de vuelta. Mis tres amigos quedan atrás de un árbol, recubriéndose, y ahí comienzo a correr al interior de la isla, y ellos seguían disparando", continuó su relato.


Tiros desde una lancha en el Tigre

Recubriéndose en el árbol estaban Norberto Machado, de 58 años; su hijo, de 27; y Eduardo Lorenzo. La lancha en la que el grupo de pescadores se trasladaba se encontraba amarrada a unos 4 metros de ese lugar, y Norberto decidió correr hacia ella, momento en que recibió dos impactos de carabina y "unos 80 perdigones en la espalda, una especie de flor de 60 centímetros", por lo que cayó sin vida dentro de la embarcación.


En ese instante las personas que habían comenzado a disparar se dieron a la fuga. Según lo que explicaron pescadores habituales, la metodología de estas bandas es asesinar a las personas para poder quedarse con sus pertenencias y dejar allí abandonados los cuerpos. "Fue un robo al voleo, pero en el agua", cerró.