Fernando Blanco Muiño, titular de la Unión de Usuarios y Consumidores, criticó en diálogo con InfobaeTV a las empresas que prestan el servicio. "Lo que nosotros estamos recibiendo es reclamos de dos tipos: uno por corte en el suministro y el otro por falta de respuesta de las empresas", explicó.

"La Argentina es un país que no aprende de sus experiencias pasadas. Porque en diciembre de 2013 tuvimos un cuadro muy complejo. Las empresas nos informaron que habían aprendido y se habían preparado pero miren las condiciones en las que estamos. No sólo a la gente la dejan sin luz, sino que no encuentra a nadie que le pueda dar una solución", agregó.

"Que las empresas expliquen en que condiciones se va retomar el servicio. Estamos hablando de gente mayor, gente enferma. No sólo pedimos comprensión si no también que vean el lado humano", exigió.

Por su parte, el jefe de Gabinete,

, admitió hoy en conferencia de prensa en la Casa Rosada, que

existen "dificultades en la provisión del servicio"

eléctrico para

más de 35 mil usuarios

en la zona metropolitana, donde continúan registrándose cortes, aunque consideró que las "altas temperaturas" contribuyen a esa situación.

No obstante, insistió con que "es necesario que el Ente Regulador actúe" y normalice el servicio en los barrios más afectados como Caballito, Flores, Almagro, Balvanera, Villa Crespo, Villa General Mitre, Villa del Parque, Devoto, Liniers y Recoleta.

Durante la conferencia de prensa en la Casa Rosada volvió a culpar a las empresas al precisar: "Se identificaron 35.552 conexiones de usuarios tanto de Edenor y Edesur con dificultades en la provisión del servicio" y pidió que actúen con rapidez para normalizar el servicio.

Sin embargo, reconoció que la situación mejoró en comparación con el mismo mes del año pasado: "El esfuerzo que hace el Estado como regulador es fiscalizar y precisar que las inversiones programadas se ejecuten: hay 1.300 kilómetros nuevos de cables, expansión de la oferta de megabytes y nuevas centrales. Creo que se hizo un esfuerzo significativo desde el punto de vista de atención de emergencia y la reducción de las horas de interrupción del servicio, pero existen dificultades por las altas temperaturas en algunos casos y es necesario que el ente regulador actúe y reciba las denuncias", sostuvo.

"El Estado puede generar las condiciones para verificar el plan de inversiones por parte de las empresas, penalizar cuando incumplen, garantizar las inversiones, el equipamiento y la atención a los usuarios. Este diciembre fue sustancialmente mejor que el mismo mes del año pasado. Y eso siempre implica mejorar. Lo que tiene que hacer el Estado es tener un concepto de eterna insatisfacción y siempre exigir más mejoras", concluyó.

Los cortes de luz en verano se volvieron recurrentes en el país y fue motivo de disputas entre el Gobierno y las empresas suministradoras del servicio. En enero de 2014, Capitanich había asegurado que el Gobierno tomaría medidas y controles para que los cortes no volvieran a afectar a los usuarios en épocas festivas.

"Seré muy riguroso con el tema de los cortes de electricidad", dijo en ese momento. En octubre, y con las primeras temperaturas veraniegas del año, comenzaron a registrarse cortes de luz en la Ciudad y el Conurbano, ante lo cual Capitanich anticipó que tomaría cartas en el asunto para evitar que el problema se repita en verano y comentó las medidas que llevaría adelante para prevenirlo.

En ese momento, afirmó: "Las inversiones están siendo ejecutadas y ya gran parte de las obras de alta, media y baja tensión han sido realizadas por las empresas Edesur y Edenor. Esto supone que a la brevedad debería mejorar sustancialmente el servicio energético". A su vez, detalló que creó un comité de seguimiento para corroborar que las inversiones por parte de Edenor y Edesur son efectuadas.