163
163

Fariñas, coordinador general del Frente Antitotalitario Unido (FANTU) y vocero de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), denunció que el ataque estaba dirigido a él y que los disidentes recibieron las heridas al intentar protegerlo. Fariñas identificó al agresor, José Alberto Botell Cárdenas, quien continuaba este miércoles en libertad.

Según difundió Diario de Cuba, los sucesos se produjeron el martes, cuando FANTU realizaba su reunión ordinaria semanal, sistemáticamente reprimida por la policía política. Según el líder de FANTU, Botell Cárdenas, a quien describió como "un agente provocador de la Seguridad del Estado" entró en su casa mientras se realizaba el encuentro.

"Sin una discusión previa, comenzó a apartar hermanos (...) y trató de apuñalarme con un cuchillo de resorte", dijo Fariñas, Premio Sajarov 2010 del Parlamento Europeo. "Apuñaló a varias personas que se interpusieron entre él y yo. Me gritaba que me iba a matar. Le gritó a varias personas que las iba a matar, las ofendió", relató.

Fariñas responsabilizó al presidente Raúl Castro de lo que pueda ocurrir. "La eliminación física de los opositores es una orden que solamente puede ser dada por él", concluyó.

El Informe sobre el episodio de América Tevé

El periódico detalló que las peores lesiones las sufrió María Arango. "Recibió dos puñaladas en la caja torácica, a través del lateral izquierdo. Una de ellas le dañó el bazo y le tuvo que ser extirpado", aseguró Fariñas. Está "muy grave, con peligro para su vida", alertó.

"El Gobierno está desesperado y utiliza a estas personas que no tienen principios para que hagan estas cosas", declaró sobre la agresión la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, quien confirmó la situación de Arango.

Otra de las heridas también pertenecen a la organización disidente Damas de Blanco. Según relató el propio Fariñas, Isabel Fernández Llanes, "fue apuñalada (...) debajo de la clavícula izquierda, encima del corazón", continuó Fariñas.

Fariñas denunció que, tras el ataque salir de la casa, Botell lanzó "amenazas de muerte" contra todos los reunidos en ella. "Se fue caminando hasta (el operativo de) la Seguridad del Estado, que habitualmente es desplegado durante las reuniones de FANTU, y el capitán Reinier Rodríguez Conde lo saludó, le tiró el brazo por encima, lo montó en un auto Lada, y se lo llevó de allí", afirmó.

Poco después de la agresión, fue visto en el parque Leoncio Vidal, de Santa Clara, "sentado, tomando bebidas alcohólicas". Esta mañana, aún "no había sido arrestado", aseguró Fariñas.

Fariñas responsabilizó al presidente Raúl Castro de lo que pueda ocurrir. "La eliminación física de los opositores es una orden que solamente puede ser dada por él", concluyó.