Cristina Kirchner prorrogó el Procreauto hasta fin de año para impulsar el mercado interno

  162
162
  162
162

Cristina Kirchner volvió a embestir duramente contra el sector y denunció que las 11 terminales asociadas en Adefa acumularon en la última década un déficit comercial de unos 33.000 millones de dólares. La Presidente aprovechó un acto en Casa de Gobierno para advertir que "el sector automotor tiene un desarrollo imperfecto".

Además, la primera mandataria cargó también contra las declaraciones que hizo a fin de la última semana en el Precoloquio de IDEA en Rosario la directora general de General Motors Argentina, Isela Costantini, cuando se refirió a las ventas del sector por la caída de la actividad de Brasil y en la Argentina. De ahí que decidió convocar a las terminales en los próximos días para que anunciarles que deberán cancelar sus deudas con sus casas matrices con créditos de agencias del exterior y no con dólares del Banco Central. "No hay ninguna razón luego de que regularizamos la situación con el Club de París para que estas empresas no consigan líneas de financiamiento en el exterior".

El Gobierno quiere que las terminales cancelen u$s2.500 millones de deudas por importaciones con créditos de las casas matrices

Además, la Presidente volvió a resaltar que "las automotrices boicotean al plan Procreauto, por eso lo vamos a prorrogar hasta fin de año", manifestó. Este programa consiste en una línea de créditos otorgados por el Banco Nación Argentina para la compra de autos y pick-ups nuevos de
fabricación nacional que abarca a 37 vehículos de los 26 iniciales.

Desencuentros en la cadena de valor

El principal problema con que tropieza la extensión del Procreauto es el enfrentamiento entre las concesionarias nucleadas en la Asociación de Concesionarios de la República Argentina, que quieren la extensión del plan de crédito subsidiado y algunas de las terminales nucleadas en en la Asociación de Fabricantes de Autos de la República Argentina, quienes no están de acuerdo en seguir vendiendo autos a precios tan bajos mientras la inflación y el dólar paralelo suben y se frenan las importaciones de insumos y de autos.

Estas diferencias se hicieron presentes luego de una reunión que mantuvo la ministra de Industria, Debora Giorgi y al secretario de Comercio Augusto Costa con los representantes de ambas cámaras. "Hay que recordar que el 60% de los autos que se venden en la Argentina se importan dicen desde las terminales". Pero agregan además que tienen una deuda de unos 2.500 millones de dólares con sus casas matrices y el Banco Central no les quiere vender los dólares al tipo de cambio oficial.

Por Adefa concurrieron los principales directivos de las terminales, entre ellos Marcelo Machao de Ford Motors Argentina, Luis Merens de Volkswagen Argentina y Darío Radrigañez de Renault, en tanto que por Acara participó su presidente, Abel Bomrad.

Estiman que con el Procreauto se vendieron 9.000 automotores y otros 5.000 están en trámite

Allí surgió que desde que empezó el plan se vendieron unos 9.000 autos con créditos otorgados por el Banco Nación por unos 1.500 millones de pesos y hay en trámite otros 5.000 automóviles, en espera de la autorización del crédito.

Pero la sorpresa que se llevaron los empresarios fue que a partir de ahora las concesionarias y en un futuro las fábricas comenzarán a ser visitadas por funcionarios de la Secretaria de Comercio a cargo de Augusto Costa para ver si entregan los autos a la gente que los compra y no se los entregan. "El Gobierno va a empezar a vigilar en las concesionarias que se entreguen los autos",
manifestaron a Infobae fuentes de Economía.

Al parecer, "existen sospechas de que las automotrices no quieren vender los autos a través del programa del Gobierno y buscan privilegiar las operaciones a través de sus compañías financieras, con precios más caros y los tradicionales planes de ahorro previo", destacaron las fuentes.