Reuters 163
Reuters 163
 AP 163
AP 163

Tres de los hombres más ricos del mundo: Bill Gates, Warren Buffett y Sheldon Adelson, criticaron enérgicamente este viernes al Congreso estadounidense por el bloqueo de la reforma de las leyes migratorias.


"Cualquiera sean las disposiciones precisas de una ley ya va siendo hora que la Cámara (de Representantes, de mayoría republicana) redacte y adopte una ley que refleje tanto la humanidad de nuestro país como sus intereses", escriben los tres hombres en un aviso publicado en el New York Times y que constituye un hecho excepcional.


"Las diferencias con el Senado (de mayoría demócrata) deben ser negociadas por los miembros de una comisión conjunta, determinados a llegar a un acuerdo", añadieron.


Gates es el cofundador de Microsoft y el hombres más rico del mundo, según la revista Forbes su fortuna suma 76.000 millones de dólares. Warren Buffett, presidente de Berkshire Hathaway Inc., es el cuarto en la clasificación de los más ricos con 58.200 millones de dólares. Sheldon Adelson, promotor inmobiliario y propietario de casinos, es el octavo hombre con más riquezas del mundo con 38.000 millones de dólares.


Adelson es donante de fondos de los republicanos, Buffett de los demócratas y Bill Gates financia a ambos partidos.


"Tenemos opiniones políticas diferentes y preferencias diferentes sobre los detalles de una ley de reforma de la inmigración", reconocen en la misiva. "Pero sin ninguna duda podríamos redactar un proyecto de ley aceptable para cada uno de nosotros. Ya va siendo hora de que este tipo de razonamiento llegue a Washington", insistieron los millonarios.


La reforma de las leyes migratorias propuesta por la administración Obama fue adoptada en junio de 2013 en el Senado pero quedó bloqueada en la Cámara de Representates hasta después de las elecciones legislativas del próximo mes de noviembre. Estados Unidos tiene actualmente 11 millones de inmigrantes clandestinos.


Esta semana, Obama pidió al Congreso un crédito de emergencia para responder a la llegada masiva de niños procedentes de América Central. Desde el pasado mes de octubre se han interceptado 57.000 niños en la frontera con México.