AFP 163
AFP 163

El retorno de Paraguay al bloque "no implica aceptar todo lo actuado. El Paraguay ha hecho reserva de sus derechos. En este mismo sentido, para el Paraguay el Protocolo de Ushuaia II no se encuentra en vigencia", remarcó el comunicado de la Cancillería.

Paraguay fue suspendido por sus socios en junio de 2012 tras la destitución del presidente Fernando Lugo a través de juicio político, en el que se lo acusó de "mal desempeño" de sus funciones. El bloque consideró que Lugo no tuvo tiempo para ejercer su defensa ante el Congreso.

El Protocolo de Ushuaia II fue firmado el 20 de diciembre de 2011 en la cumbre del bloque de Montevideo y refiere a las sanciones que se aplicarán "en caso de ruptura o amenaza del orden democrático" en uno de sus miembros.

Dichas sanciones podrán abarcar desde la suspensión del derecho a participar en los distintos órganos de los procesos de integración, hasta el cierre total o parcial de fronteras, la limitación del tráfico aéreo y marítimo, las comunicaciones y la provisión de energía, servicios y suministros, así como sanciones políticas y diplomáticas adicionales.

Paraguay había firmado y aprobado tiempo atrás el tratado Ushuaia I, la llamada Cláusula Democrática, que determina la exclusión del bloque del país donde se quiebre el orden democrático.

La Cancillería señaló que "el retorno de Paraguay tiene por finalidad el fortalecimiento de las relaciones bilaterales con los países de la región y su completa reinserción en los procesos de integración regionales".

El comunicado destaca, por otra parte, que el acuerdo comercial que se negocia con la Unión Europea (UE) "generará inversiones, empleo y mercados para el país".

Asimismo, apunta que en breve se iniciarán negociaciones para renovar y ampliar el Fondo de Convergencia Estructural del

(FOCEM), "principal instrumento para la superación de las asimetrías de los países en la región", según la Cancillería.