DyN 162
DyN 162

Luego de que el sábado se le diagnosticara a la presidente Cristina Kirchner un hematoma subdural crónico y se le indicara reposo de un mes, finalmente ayer los médicos que la atienden en la Fundación Favaloro decidieron intervenirla quirúrgicamente debido a que el domingo habría presentado "hormigueo y debilidad muscular en el brazo izquierdo", señales que indicaron que la cirugía era el procedimiento a seguir.

Esta mañana la mandataria será sometida a una intervención para evacuar el hematoma, según informaron desde la fundación en la tarde de ayer.

Consultado por Infobae sobre en qué consistirá la intervención, el doctor Conrado Estol (MN 65005), médico neurólogo especialista en accidente cerebrovascular, explicó que "la aparición de síntomas es el indicador de cirugía".

"La intervención es muy simple. Se opera cuando el cuadro da síntomas; o sea cuando es sintomático o cuando la tomografía arroja un resultado que así lo indique", detalló el especialista, quien puntualizó que "lo que ocurrió en este caso es que hubo síntomas sensitivos y algo de debilidad muscular".

Y aseguró: "Si yo le encuentro a un paciente un hematoma subdural crónico y da síntomas eso me dice a mí que la compresión es muy significativa, que el aumento de la presión dentro del cráneo por el hematoma es importante y hay que evacuarlo".

Tras asegurar que la intervención es "técnicamente simple", Estol detalló: "Se hace un orificio con un taladro quirúrgico y se busca que salga la sangre que está acumulada. Luego se procede a lavar bien la zona para ver que no haya ningún vasito que siga sangrando; se cierra y el cirujano puede decidir dejar un drenaje para asegurarse que drene todo el líquido".

Sobre el posoperatorio, el especialista resaltó que debería consistir en una "disminución de la movilidad más severa que lo que se decía el sábado". "Este tipo de intervenciones requieren tres o cuatro días de internación y luego reposo en la casa con actividad física reducida", manifestó Estol, aunque advirtió que "hasta volver a las actividades habituales deberá pasar un mes y medio aproximadamente, si no median complicaciones y la recuperación es óptima".

Finalmente, el especialista remarcó que "el problema tomó la dimensión que tomó por la persona que está afectada, pero en medicina se trata de una patología bastante frecuente, que debería responder muy bien al tratamiento, tendría que evolucionar muy bien y se cura".