Pasan los años e Iliana Calabró mantiene su figura intacta y eso que según afirma, sólo pasó una vez por el quirófano.

Pero la actriz hace una intensa rutina de entrenamiento. "Hago mil abdominales por día, sino se cae la buzarda. El busto me lo operé, pero el resto es gimnasia", afirmó durante una entrevista en El diario de Mariana.

"En un momento me pasaba el día entrenando, unas cinco o seis horas", confesó la actriz, quien ahora sigue una rutina un poco menos exigente: "Para mí no es un gran esfuerzo, es como una terapia, me cambia el humor, voy y me relajo. A veces canto en el elíptico, voy entrenando la respiración". 

La artista se puso a cantar en vivo y tras recibir varios aplausos comentó: "Estoy cantando mejor. Recién me encontré con Valeria Lynch, ahora me tratan con respeto los colegas, la saludé, nos dimos un beso, está todo bien, es amorosa".

Sobre sus diferencias con su hermana Marina, dijo que lo que las une es la gran relación que mantiene con su sobrina Mía.

La vedette también se refirió al mal momento que vivió este año, por el estado de salud de su padre, Juan Carlos Calabró, quien "está saliendo adelante" y por el escándalo en el que quedó involucrado su marido, Fabián Rossi, al ser nombrado en una investigación del programa de Jorge Lanata.

Esos problemas que le hicieron daño a principio de año ahora parecen haber quedado atrás. Por estos días se presenta con su espectáculo Mi hijo, mi mamá y mi cocina y en el verano formará parte de Mansión Imposible, con Mariano Iúdica, Emilio Didi, Freddy Villarreal y Pedro Alfonso, entro otros.