Pudo haber sido un debut accidentado para Guillermo Fernández en Rosario Central. Y no precisamente porque se trató del rival, justamente River, teniendo en cuenta su pasado y formación en Boca, sino porque recibió una infracción totalmente fuera de lugar, de parte de otro de los que se estrenaron el viernes pasado en el Monumental:Jonathan Fabbro.

El "Millonario" defendía la ventaja de un gol y el volante de la Selección de Paraguay levantó por demás su pierna derecha, siendo una jugada por de más peligrosa para "Pol", quien ya había cabeceado la pelota. "Llegué primero y gracias a Dios no fue nada, estoy bien", dijo el ex "Xeneize" en diálogo con TyC Sports, refiriéndose a la maniobra poco feliz.

No llegó a percibir el contacto de lleno y tal vez por eso no sufrió cortes ni heridas de gravedad, pero la entrada fue repudiable. "No es tema mío cuántas fechas le darán, pero no se la deseo a nadie la patada, me podría haber hecho mal", comentó el joven de 21 años, oriundo de Granadero Baigorria. Además, reveló que su contrincante no se comunicó tras el partido.

En cuanto al encuentro en sí, que terminó 1-0 para los de Núñez por el tanto de cabeza de Andrada, también hizo un análisis Fernández: "No fue justo que perdiéramos, tuvimos la desgracia de distraernos en una pelota parada y lo pagamos muy caro". Mientras, continúa insertándose en el "Mundo Canalla" para ganarse un lugar entre los once titulares.