162
162

Dos a full. Así se llama el programa de radio que Claudio González conduce todas las tardes, a la hora del regreso, en Caracol. La audiencia lo acompaña. En ese envío y en todos los demás. Porque Claudio tiene más programas. Y cientos de avisos en televisión. Y en la vía pública. Su cara es la más famosa de Miami.

Como muchos argentinos, González llegó a la Florida en 2002, escapando de lo peor de la crisis. En ese entonces, la situación en los Estados Unidos, que se recuperaba de los atentados del 11 de septiembre, tampoco era la mejor. Ni la más receptiva.

"Estuve a punto de volver a Buenos Aires", reconoce Claudio, que había llegado junto a su mujer, Adriana, y su hijo, Michael. Sin embargo, no lo hizo, y el tiempo le dio la razón.

González pidió empleo en tres concesionarias de autos, un rubro que conocía por haber trabajado como vendedor de una concesionaria Dodge de Martínez, en la provincia de Buenos Aires. Las tres aceptaron el pedido, pero él se inclinó por una, la que finalmente marcó su destino: Kendall Toyota.

"Había cien vendedores: yo era el cien", recuerda hoy, entre sonrisas. La competencia era muy dura. Más para él, un argentino abriéndose paso en una comunidad en la que predominan cubanos, colombianos y venezolanos, entre otros.

Al poco tiempo, Claudio ya era el mejor vendedor. Mezcla de sacrificio, picardía y un don natural para el comercio, se fue ganando su lugar a fuerza de resultados extraordinarios.

La concesionaria le confió entonces la promoción de los autos. En radio, en televisión y en la vía pública. Él se las tenía que ingeniar para destacar en un mercado saturado de oferta. Con promociones para todos los gustos y tamaños. Y lo consiguió.

Con originalidad, personalidad y una arriesgada apuesta al acento argentino, González llamó la atención del mercado hispano de Miami y multiplicó las ventas de la concesionaria. Tanto, que se terminó haciendo cargo de otras tres del mismo grupo: West Kendall Toyota, Lexus de Kendall y Lexus de West Kendall.

De a poco, su voz y su cara fueron invadiendo todas las radios, todos los canales de televisión y hasta los ómnibus de transporte público. Pasar por Miami sin verlo es prácticamente una misión imposible.

Claudio juega con los mensajes y va desde relatos bíblicos hasta consejos sobre economía doméstica. Utiliza el humor e impacta con promociones que le han traído hasta un dolor de cabeza: insólitamente, la cadena Telemundo se negó a transmitir su mensaje del Día de la Madre, generando una polémica a nivel nacional.

"Sea un ganador", la campaña que ideó y filmó para el Día de la Independencia, fue la última de sus creaciones.

Carismático y atractivo para los medios, ahora tiene sus propios espacios diarios para hablar de actualidad, pasar música y conversar con los oyentes. En Caracol, pero también en Z92 y El Zol, dos de las FM más populares de la ciudad, en las que conduce programas muy escuchados.

Su carrera, entonces, atraviesa el mejor momento. No sólo por la cantidad de horas al aire, sino por el reconocimiento que tiene en la comunidad. El año pasado, fue distinguido por el propio alcalde de Miami, Tomas Regalado, como líder hispano sobresaliente. Se lo tiene ganado.