La apuesta es fuerte y ambos bandos parecen no dar el brazo a torcer. De un lado está la AFA, que por un pedido de la televisión dispuso que Boca y River empiecen a jugar los domingos a partir de las 21:30, una vez cada uno. Del otro, los mismos clubes, los más importantes del país, que se oponen por considerar que es muy tarde para el regreso de sus hinchas a sus casas.

A raíz de este problema en puerta, Daniel Angelici habló con Radio 9 y ratificó la postura de su equipo de no jugar a ese horario, aunque aclaró que nunca dijo que no presentará el equipo: "No estamos de acuerdo con este horario. No solamente para Boca, sino para ningún equipo".

El presidente de Boca explicó los motivos de la cruzada: "El partido termina 23:30 y por disposición de la Policía la gente saldría después de la medianoche. A esa hora no hay subtes, tampoco trenes y los colectivos reducen sus horarios. Uno representa a los socios y no es justo que los hinchas lleguen a las tres de la madrugada".

A raíz de esta postura, Angelici aseguró que harán una queja formal en la Asociación del Fútbol Argentino: "AFA somos todos los clubes y nosotros formamos parte, por eso vamos a hablar con los colegas presidentes y esperamos que prime el sentido común. No hablé con Grondona, pero vamos a ir mañana al Comité Ejecutivo para hacer un planteo fuerte de que no hay razones para un partido a las 21:30".

Ante la medida que tomarían si su reclamo no surje efecto, el dirigente expresó: "Si queda ese horario, entonces que Boca tenga un sorteo con todos los equipos y nos toque una vez cada tanto. Igual vamos a plantear para que no se juegue. No vamos a pretender que por una cuestión de rating se cambie todo y seamos perjudicados".