Los lugares más insólitos donde existe Wi-Fi

AFP
AFP

Los usuarios de smartphones, tablets y computadras portátiles se preocupan cuando viajan al extranjero por saber los puntos de conexión inalámbrica para poder acceder a internet sin pagar las altas tarifas de este servicio. El WiFi ahora pueden encontrarse en aeropuertos, restaurantes pero también en  los cinco lugares más extraños en los que puedes encontrar una de estas conexiones inalámbricas:

1.-El cementerio Oak Grove de Paducah. Ubicado en Kentucky, que apenas sobrepasa los 25 mil habitantes, tiene el que probablemente sea el único cementerio del mundo que ofrece una conexión wifi. Según los responsables del mismo, este servicio está pensado para ayudar a los visitantes con sus investigaciones genealógicas. Al parecer, en el cementerio reposan los restos de personalidades del mundo de la medicina y el acceso a internet permite localizarlos y buscar más información sobre ellos.

2.-El Everest: Una empresa de telefonía sueca ha instalado algunos puntos de acceso a internet Wi-Fi a lo largo de la montaña más alta de la Tierra. El más alto se encuentra a unos 5.200 metros de altitud.

3.-El Polo Norte: Existe desde 2005  y fue instalada en el campamento glacial de Barneo, situado a unos 80 kilómetros aproximadamente del Polo Norte, por dos empleados de Intel procedentes de Moscú.

4.-Conexión en el desierto: En Colorado, una compañía creó un sistema de redes wifi que funcionan gracias a la luz solar. Este tipo de conexión, que ya ha sido probada en la ciudad estadounidense de Boulder, podría permitir a arqueólogos, equipos de salvamento y militares usar internet para misiones especiales en estos medios complicados.

5.-Wifi en el espacio: Dentro de unos años, los primeros turistas que viajen a la estratosfera con la compañía Virgin Galactic, podrán sumar a la experiencia espacial, la de navegar por internet desde sus naves. El precio de esta conexión, al parecer, irá incluido en los 200 mil dólares que costará cada pasaje.

Las redes Wi-Fi no solo están disponibles en la Tierra, sino, también en el mar y en el aire. Algunas compañías navieras y de aviación permiten a sus pasajeros conectarse a internet a través de sus redes inalámbricas, generalmente a precios altísimos.