Descubren ecosistema oculto en una cueva

El descubrimiento fue realizado por un grupo de investigadores de la Universidad hebrea de Jerusalén. Debajo de una fábrica de cemento en las proximidades de Tel Aviv los expertos hallaron nuevas especies de insectos invertebrados y de unicelulares

 EFE 162
EFE 162
(EFE)-

Un grupo de investigadores de las Universidad Hebrea de Jerusalén descubrió un nuevo ecosistema de crustáceos e invertebrados situado bajo una fábrica de cemento en las proximidades de Tel Aviv.



Se trata de ocho nuevas especies de insectos invertebrados y de unicelulares desconocidas hasta ahora, y que fueron descubiertas bajo la gigantesca fábrica de cemento de Nesher, en la localidad de Ramle, informaron los investigadores en una rueda de prensa en Jerusalén.



Las nuevas especies están en una cueva prehistórica bajo la cantera de la fábrica, que quedó al descubierto durante unas excavaciones de rutina.



La cueva, de unos 2,5 kilómetros de largo y unos 100 metros de profundidad, data de hace millones de años y en ella se descubrió un pseudo-escorpión y cuatro tipos de crustáceos.



Hanán Diamantman, biólogo de la Universidad Hebrea, aseguró en la conferencia que "las nuevas especies halladas son desconocidas para la ciencia".



Debido a que la cueva estuvo cerrada durante millones de años, las especies descubiertas son absolutamente ciegas.



"Ninguna de las especies analizadas tenía ojos, lo que significa que perdieron la vista a lo largo de su evolución", explicó el investigador, quien agregó que "es una cueva de una biodiversidad fantástica".



Los análisis de ADN de las nuevas especies demuestran características genéticas muy exclusivas que responden al completo aislamiento del ecosistema durante millones de años.



El descubrimiento se realizó en una zona de piedra caliza que en tiempos prehistóricos estuvo cubierta por el mar Mediterráneo, y que al retirarse el agua salada, la lluvia fue carcomiendo hasta dejar en su interior espectaculares cuevas, entre ellas una repleta de estalactitas y estalagmitas hallada en la década de los 50.



El geógrafo Amos Frumkin, también de la Universidad Hebrea, explicó que el aislamiento del ecosistema se debe a una densa capa de roca en la parte superior que no dejó pasar el agua, y que mantuvo la cueva absolutamente seca.



Los directivos de la fábrica aseguraron que dejarán abierta la cueva a la investigación, si bien los científicos serán los únicos que entren a ella por el momento.