(Wikimedia)
(Wikimedia)

Boeing mira hacia el futuro y sus planes no incluyen aviones jumbo para transportar a pasajeros. No hay cabida para el icónico 747. Tampoco para el Airbus A380.

El fabricante de aviones de Estados Unidos no piensa en hacer más gigantes de cuatro motores para el mercado de aviones comerciales, según las últimas previsiones. En su lugar, Boeing predice que las aerolíneas utilizarán aviones bimotores mucho más eficientes para los vuelos de larga distancia, como el 787 Dreamliner y el 777X, un avión de tamaño medio que aún se está diseñando.

La empresa aseguró que su decisión estaba reflejando una realidad del mercado: hay pocas o ninguna posibilidad de revivir las ventas de esos modelos. Tanto la compañía con sede en Chicago como Airbus habían reducido la producción de su avión más grande a medida que los pedidos iban disminuyendo. Ya entonces Boeing advirtió que podría dejar de hacer la versión de pasajeros del 747.

"No vemos mucha demanda de aviones especialmente grandes para el futuro. Nos resulta difícil creer que Airbus venderá los A380 que tiene en cartera", afirmó Randy Tinseth, vicepresidente de mercadotecnia de Boeing durante una reunión informativa antes de la inauguración del Salón del Aire de París.

El modelo 787 Dreamliner de la compañía Boeing. (Wikimedia)
El modelo 787 Dreamliner de la compañía Boeing. (Wikimedia)

Airbus todavía ve un gran mercado a largo plazo para este tipo de aviones, aunque no ha registrado ni una sola venta desde el año pasado. El fabricante de Toulouse, Francia, apuntó que las aerolíneas van a necesitar aviones más grandes ya que el tráfico de pasajeros se ha duplicado y la congestión limita el número de vuelos en los aeropuertos que actúan de hub, especialmente en Asia y Medio Oriente.

La compañía europea prevé que la industria venderá unas 1.400 unidades de los aviones comerciales más grandes, valorados en USD 454.000  millones, hasta el 2037. Esa cifra contrasta con la previsión de Boeing, que calcula hacer 80 entregas en los próximos 20 años.

La era del jumbo termina en Boeing pero el fabricante estadounidense ve un nuevo mercado emergente para los aviones de gama media. Eso difiere de la postura de Airbus, que anunció mejoras en el A380 con la esperanza de que algún día vuelvan a tener pedidos.

"Fueron grandes, pesados. Vamos a sobrepasar a nuestros competidores haciendo que sean más ligeros", señaló Mike Delaney, vicepresidente de Boeing y gerente general de desarrollo de aviones.

Airbus termina el diseño del A380 de dos pisos, que incluye alas de unos 4,7 metros para aumentar la eficiencia de combustible y ahorrar hasta un 4 por ciento. Tinseth, por su parte, descartó esa estrategia. "Poner esas alas en un avión que es demasiado grande no empequeñece el aparato", comentó.

El modelo de gama media que Boeing desarrolla podría acoger entre 220 y 270 pasajeros y sería capaz de volar unos 9.200 kilómetros. El objetivo es estimular el crecimiento con aviones que eviten los grandes aeropuertos y que conecten ciudades más pequeñas con rutas actualmente no tomadas. Por ejemplo, se podría pensar en un Washington-Praga, un Japón-India, o dentro de China hacer el "Triángulo de Oro", entre Shangai, Guangzhou y Pekín.

Las aerolíneas también podrían utilizar el nuevo avión para los vuelos transcontinentales y reemplazar a los viejos Boeing 757 y 767.

Tinseth proyecta un mercado potencial de entre 4.000 y 5.000 ventas durante los próximos 20 años.

Airbus ya ha hecho avances en ese mercado con un avión con un único pasillo mucho más grande, el A321neo, y explora una nueva versión para transportar a más de 240 pasajeros. Mientras que ese modelo sería mucho más barato que uno de doble pasillo, la empresa de EE.UU. ve una ventaja competitiva en el hecho que su diseño permite a la gente abordar y desembarcar de una forma mucho más rápida.

Los aviones de un solo pasillo, como el Airbus A320 o el Boeing 737, seguirán dominando el mercado, ya que representan las tres cuartas partes de las ventas totales, según las previsiones de Boeing. El fabricante predice que habrá necesidad de construir 29.530 aparatos, valorados en USD 3.180 billones, hasta 2036.

Los aviones más anchos son los más populares, como el Boeing 787 Dreamliner o el Airbus A330, que representan 5.050 aparatos o el 12% de las ventas previstas, según Boeing.

El modelo 747-8 ocupará el nicho de mercado para los aviones más grandes y algunos VIP, como el próximo Air Force One del presidente de Estados Unidos.

El 747, que en 1970 inauguró una nueva era de viajes a larga distancia a gran escala, será reemplazado por el Boeing 777X. La primera entrega para ese avión de 400 asientos está prevista para 2020.