¿Doblas la pizza, la comes con cubiertos o simplemente la muerdes? De acuerdo con expertos en lenguaje corporal, eso dice mucho de tu personalidad.

Como lo demuestra una visita rápida por Facebook, algunas personas se vuelven locas con los test de personalidad. Allí encuentras el estándar de test que te dice a quién te pareces, qué tipo de personalidad tienes, e incluso otros que pueden ser un poco menos obvios. Además de averiguar qué personaje de Freaks and Geeks eres, también puedes ser categorizado en uno de los cuatro estilos distintivos de borracho, por ejemplo.

Ahora hay algunos investigadores que están diciendo que la forma en que te comes un pedazo de pizza puede usarse para identificar tus cualidades esenciales de personalidad.

Pero espera, podrías preguntarte, de la misma forma, ¿cuántas maneras diferentes de comerse una pizza pueden haber? Cuatro. La respuesta es cuatro.

Al frente de esta pionera investigación de pizza está Patti Wood, la "Medallista de oro de los expertos en lenguaje corporal" (como la llamó el Washington Post). Wood es una experta en el comportamiento humano que enseña en la Universidad de Emory. En el pasado, Wood ha sintetizado el matiz infranqueable del carácter humano en cuatro arquetipos, valiéndose de las formas en que las mujeres tienden a ponerse sus brasieres. ¿Eres una conductora, una influenciadora, una seguidora o una correctora? Bueno, todo depende de si te gusta abrocharte la ropa interior en el frente o en la espalda.

Ella es el tipo de expertos que los tabloides consultan para determinar si el lenguaje corporal de Katie Holmes en la alfombra roja indica si está o no al borde del suicidio. Veamos, por ejemplo, este último tweet:

Pero volvamos a la pizza, por favor.

Según Wood, "todo lo que haces —y la forma en la que lo haces— se juntan para formar una historia acerca de ti mismo". Esto incluye cómo te metes un pedazo de pizza en la boca. La adherencia a los cuatro rasgos de comportamiento, específicamente, se basa en la teoría DISC, del sicólogo estadunidense William Moulton Marston, que se centra en la dominación, la inducción, la sumisión y el cumplimiento. Cosmopolitan le pidió a Wood que aplicara este enfoque crítico a la acción de comer pizza.

¿Doblas tu pizza por la mitad antes de morderla? Entonces eres un "controlador". Esta denominación significa que eres un multi-tasker serio que no se detiene a saborear la frescura de la albahaca, ni la corteza dorada. Te estás metiendo este pedazo de pizza en tu estómago para máxima eficiencia. Pero no te preocupes, ¡también eres aventurero y estás dispuesto a tomar riesgos! Esto también hace que te aburras con facilidad. A pesar de tu actitud de hacerte cargo de todo, suenas como alguien con quien no es tan divertido tener sexo.

En cuanto a las personas que se comen la corteza primero, hay que preguntarnos algo: ¿existen estas personas? ¿Quién carajos es capaz de resistirse a la grasa chorreante, a la cantidad enorme de queso y a la punta triangular de una rebanada y poner por encima la parte final, seca y café? Al parecer, según el estudio, hay gente hace esto: esas personas son “influenciadores”. A ellos “les gusta ser dramáticos, a menudo hablan en voz alta, y les encanta llamar la atención a través de sus acciones”. Aunque si las personas que empiezan por la corteza son tan influyentes, ¿por qué no hay otros repitiendo lo que ellos hacen?

Luego están los que quieren comérsela con tenedor y cuchillo. Si bien esto parece más característico de esposas victorianas que están preocupadas por manchar sus guantes de encaje blanco, Wood sostiene que este tipo de personas son "seguidores". Los seguidores son leales, confiables y resistentes, y son grandes anfitriones, gracias a su deseo de complacer a los demás. Son personas "orientadas al sistema", así que son felices cuando se relajan y consumen bocado a bocado en lugar de rellenar sus caras con avidez sin preocuparse ni un momento por las necesidades de otras personas en la mesa. Cena con los seguidores, y es probable que puedas tomar ventaja de su falta de voluntad por tomar la última rebanada en nombre de la cortesía.

Por último, están los que "sólo la muerden". Estos individuos —posiblemente las únicas personas normales de todos los arquetipos antes mencionados— son "cuidadosos correctores". No, no son sólo plebe hambrienta que está comiendo pizza de la forma en la que fue diseñada para ser comida. Son perfeccionistas que "les gusta irse con lo que [ellos] saben que funciona, así que se aseguran de hacerlo bien cada vez". La pregunta sigue siendo: ¿cómo podría uno no "hacerlo bien" a la hora de comerse una pizza?

Seguro, Patti. Lo que tú digas. Ahora si nos excusas, vamos a mandarnos "cuidadosa y correctamente" un poco de ese paraíso grasiento, salado y lleno de mozzarella.

Publicado originalmente en VICE.com