Tenemos una tendencia a exagerar.

"Era así de grande" decimos porque tenemos una obsesión con el tamaño y tendemos a irnos al extremo. Mientras más grande mejor.

No son solamente los pescadores aficionados a quienes les gusta exagerar; un nuevo estudio intentó determinar cuán grandes son las criaturas gigantes que viven en el océano. Un grupo de investigadores liderados por Craig McClain del Centro nacional de síntesis evolucionaria en North Carolina, Estados Unidos,  ​publicó sus resultados en el journal PeerJ con la esperanza de acordar el tamaño que la megafauna marina puede alcanzar.

En su introducción señala que tanto los científicos como el público general se emocionan con las grandes especies; "Sin embargo los conceptos erróneos sobre el tamaño de estas especies son exagerados en la literatura científica y en los medios de comunicación".

El estudio se enfoca en los tamaños de las más populares especies de megafauna marina. El animal más grande incluido en el estudio es la  ​medusa melena de león (Cyanea capillata) que mire 36.6 metros. La ballena azul la sigue con 33 metros y luego el calamar gigante con míseros 12 metros.

Click en la imagen para la versión completa. Imagen: Matthew Maxwell y Pablo Alvarez Vinagre de StudioAM
Click en la imagen para la versión completa. Imagen: Matthew Maxwell y Pablo Alvarez Vinagre de StudioAM

Si bien es divertido (o terrorífico) intentar imaginar los monstruos más monstruosos de las profundidades, la medición es básica para comprender a estos organismos y su rol biológico. Los investigadores estaban interesados también en la variación dentro de las especies; quieren demostrar que los grandes tamaños no son necesariamente óptimos.

Pero pese a que el tamaño de los grandes animales es más exacto de lo que te cuentan en las historias, no significa que sean completamente correctos. Los investigadores usaron muchos datos de distintas fuentes para recopilar la información, desde especímenes que están en los museos a datos de pescadores y reportes oficiales, incluso chequearon las ventas en eBay, donde encontraron  ​un antiguo listado del Reino Unido con el espécimen del más grande gasterópodo que existe, un caracol de mar llamado Syrinx aruanus y comúnmente conocido como el caracol trompeta de Australia, de 72.4 cm. El autor del estudio escribió que el espécimen más largo antes de eBay era de 72.2 cm.

Algunas especies en particular fueron muy difíciles de medir; muchas están en peligro de extinción por lo que los datos son limitados. En algunas especies, como los calamares gigantes o el pez remo, los investigadores sólo tuvieron medidas de animales muertos o que estaban muriendo, lo que no es representativo de la población con buena salud.

En otros casos los datos puede que no sean 100% seguros. En el caso de la colosal medusa melena de león, la medida de 36.6 metros  ​viene de un reporte de 1865 que podría referirse a otra especie. El autor dice que hay más escepticismo aun, porque el reporte original no detalla cómo fueron tomadas las medidas.

Si bien los animales más grandes eran el foco del estudio, los investigadores concluyeron que para la mayoría de las especies estos gigantes son atípicos. El tamaño promedio de un calamar gigante es de 7.3 metros y la mayoría de las especies del océano son pequeñas.

En una poética conclusión escribieron: "Al enfocarnos en las grandes especies y en los grandes individuos de esta especie, nos concentramos -irónicamente- en la fracción más pequeña de vida en el océano".

Publicado originalmente en VICE.com