Eso sugiere un nuevo estudio.

En este mundo organizado, los noctámbulos son juzgados injustificadamente. Los etiquetan como indisciplinados por quedarse despiertos hasta tarde y los tachan de flojos por dormir en el día hasta tarde. Pero según una nueva investigación, puede no ser su culpa que tengan un ciclo de sueño fuera de sincronía: está en sus genes.

Un estudio que acaban de publicar en Cell encontró que las personas que se quedan despiertas hasta tarde y tienen problemas para levantarse por la mañana tienen una mutación genética que ralentiza su reloj circadiano, el cual se encarga de regular los patrones de dormir y despertar. Las personas que tienen mutaciones en el gen, llamado CRY1, mostraron una demora para quedarse dormidos, estuvieron despiertos de dos a dos horas y media más tarde que los que no tenían la variante. Eso los pone fuera de sincronía con el resto del mundo. "Los portadores de la mutación tienen días más largos de los que el planeta les da, por eso esencialmente están jugando a ponerse al día durante toda su vida", dijo en un comunicado, Alina Patke, autora principal del estudio.

Un ciclo de sueño desfasado puede ocasionar que les cueste mucho trabajo dormir por la noche, problemas para despertar, e incluso que tengan una siesta larga en lugar de una noche de sueño completo. Normalmente, el problema es diagnosticado como trastorno de fase de sueño retrasado (DSPD, por sus siglas en inglés), y se asocia con graves efectos en la salud, incluyendo ansiedad, depresión, enfermedades cardiovasculares y diabetes. Los estudios muestran que el DSPD  afecta hasta al 10 por ciento del las personas.

No todos los casos de DSPD pueden atribuirse a la variante CRY1, pero esta es la primera vez que se ha visto involucrada una mutación genética en el trastorno. Y puede ser una variante bastante común. Es un error pequeño; sólo es incorrecta una letra en las instrucciones genéticas. Al buscar en una base de datos de genes, los investigadores la encontraron en uno de cada 75 individuos de ascendencia europea no finlandesa.

Sin embargo, eso no significa que los noctámbulos desafortunados son esclavos de sus genes y están condenados a sentirse todo el tiempo con jet lag. El reloj circadiano responde a las señales externas, esto quiere decir que se puede manejar manteniendo un régimen de sueño cuidadoso y exponiéndose a la luz del sol durante el día. Los noctámbulos pueden funcionar en la sociedad y llevar una vida saludable y productiva, pero ténganles paciencia: probablemente tengan que esforzarse más de lo normal para lograrlo.

Publicado originalmente en VICE.com