La Justicia dejó en "libertad con cargos" a los dos varones arrestados por la Guardia Civil el lunes en la localidad de Fitero, al sur de Navarra, después de que hirieran de gravedad a tres menores marroquíes, el más joven de tan solo 13 años. Según detalló El Diario, la jueza estima que se trata de un caso de "lesiones". Sin embargo, en un comunicado emitido después de la resolución judicial, la Guardia Civil ha insistido en el carácter "agravado" de la agresión por las "amenazas e insultos de carácter islamófobo".

De acuerdo con el periódico español, la Guardia Civil recibió la denuncia en el cuartel de Fitero el pasado 19 de agosto. Los tres menores marroquíes, de entre 13 y 17 años, presentaban lesiones físicas y además aseguraron haber sido víctimas de insultos de tinte racista, xenófobo e islamófobo. El cuerpo policial, en su comunicado, así lo hace constar y habla de "un delito de lesiones agravado con amenazas e insultos de carácter islamófobo".

El ataque se perpetró el 19 de agosto, luego de que las tres víctimas participaran del acto de homenaje a las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils. Cuando los jóvenes regresaban a casa, se dieron cuenta de que los seguía un auto. Según El Diario, del vehículo se bajaron dos varones que portaban "un palo de grandes dimensiones" con el que golpearon a los adolescentes. La Guardia civil detalló que el parte de lesiones incluye traumatismo craneoencefálico, heridas abiertas en la cabeza, traumatismo lumbar, contusión torácica y pérdida de conciencia.

LEA MÁS: