Nardya Miller padeció de fibrosis quística toda su vida. Su cuerpo rechazó un trasplante pulmonar. Hace una semana, los médicos le dieron siete días de vida
Nardya Miller padeció de fibrosis quística toda su vida. Su cuerpo rechazó un trasplante pulmonar. Hace una semana, los médicos le dieron siete días de vida

Nardya Miller tiene 25 años. Durante toda su vida debió convivir con una enfermedad: fibrosis quística. Sin embargo, durante 23 años no le impidió mantener una vida normal. Pero desde que un trasplante de pulmones fue rechazado por su cuerpo once meses después de la operación, las esperanzas comenzaron a desvanecerse.

El miércoles pasado, los médicos que la atienden en el hospital de Brisbane, Australia, les anunciaron a ella y a su familia que sólo tendría una semana de vida. Hoy se cumplen los siete días más intensos de la existencia de Nardya.

Nardya Miller escribió un inspirador mensaje final en su cuenta de Instagram
Nardya Miller escribió un inspirador mensaje final en su cuenta de Instagram
Liam Fitzgerald y Nardya Miller. El joven está deshecho por la situación de su prometida
Liam Fitzgerald y Nardya Miller. El joven está deshecho por la situación de su prometida

Su prometido, Liam Fitzgerald, explicó cómo pasa las últimas horas al lado de su amada novia. Y cuenta que no fue la fibrosis quística lo que se lleva la vida de Nardya, sino la incompatibilidad del trasplante pulmonar al que fue sometida hace ya dos años.

Ahora, a pocas horas de que su cuerpo diga basta, Nardya emitió unas palabras a través de su cuenta de Instagram desde la habitación de cuidados intensivos en la que se halla internada. La joven maquilladora pretende concientizar al mundo entero respecto de la donación de órganos. Pero también de que vivan su vida con intensidad, cada segundo.

"Quizá te conocí toda mi vida. Quizá te conocí por diez años, tal vez tan sólo un momento. Pero en menos de una semana nunca más te veré, nunca más veré tu rostro, nunca más te hablaré, tocaré, abrazaré. Pero siempre te amaré, y [estarán]las amistades que construimos y los recuerdos que tuvimos. Las cosas no siempre se dan como las planeamos en vida, habrá muchas cosas que nunca tendré, lugares a los que nunca iré y cosas que no veré. Pero siempre estaré mirando. Siempre. Sonriendo. Porque estuve aquí. Nunca me rendiré. Como siempre. Ahora estoy simplemente dejándolo ir. Y, por favor, les ruego que vivan su vida de manera plena".

En su perfil de Facebook, también emitió un mensaje: "No se preocupen, sean felices".

La fibrosis quística es una enfemedad genética que ataca los pulmones y el aparato digestivo, que se ven afectados y obstruidos por una gruesa mucosidad. La lucha de Nardya llega a su final, pero su mensaje perdurará.