El papa Francisco junto con sacerdotes católicos
El papa Francisco junto con sacerdotes católicos

"La Iglesia, respetando a las personas afectadas, no puede admitir en el seminario ni en las órdenes sagradas a quienes practiquen la homosexualidad, presenten tendencias homosexuales profundamente enraizadas o apoyen aquello que se conoce como cultura gay", dice el decreto que fue publicado por el diario oficial de la Iglesia Católica L'Osservatore Romano y que actualiza las Normas Básicas para la Formación Sacerdotal (Ratio Fundamentalis Institutionis Sacerdotalis).

Este documento es una guía de formación de sacerdotes que le sigue a la publicada hace 31 años, y ratifica otras comunicaciones de la Santa Sede en cuanto a las restricciones sobre sexo. Sin embargo, tiene un matiz que da cuenta de una excepción respecto de las "tendencias homosexuales que sean expresión de un problema transitorio". Se pone como ejemplo "una adolescencia todavía no terminada".

También resalta la importancia de la continencia en la formación de los candidatos para ordenarse. "Sería imprudente admitir a un seminarista que no haya alcanzado una afectividad madura, serena y libre, casta y fiel al celibato", advierte.

El decreto indica en otro punto que, a pesar de estas restricciones, es importante que los nuevos sacerdotes sepan comprender "la realidad femenina".

También indica una apertura hacia las redes sociales, a las que incluye en la formación: "Sería oportuno que formen parte de la vida cotidiana del seminario", señala, aunque también observa "la prudencia que se impone en cuanto a los riesgos inevitables de la frecuentación del mundo digital".