Vladimir Putin, presidente de Rusia (AFP)
Vladimir Putin, presidente de Rusia (AFP)

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, afirmó este jueves que Moscú está dispuesta a cooperar en la lucha contra el terrorismo internacional, con la nueva administración encabezada por Donald Trump en Estados Unidos.

"Confiamos en aunar fuerzas con Estados Unidos en la lucha contra una amenaza real y no inventada: el terrorismo internacional", dijo Putin durante el discurso que ofreció sobre el estado de la nación ante ambas cámaras del Parlamento ruso.

Putin indicó que Moscú espera normalizar su relación con Washington y aseguró que el país está listo para tomar parte en la lucha contra los desafíos globales si se respetan sus intereses.

"Nosotros no queremos confrontación con nadie", dijo el mandatario ante los legisladores reunidos en un salón de mármol blanco y ornamentado del Kremlin. "A diferencia de nuestros colegas extranjeros que ven a Rusia como un enemigo, nosotros nunca hemos buscado enemigos, necesitamos amigos", declaró Putin.

(AFP)
(AFP)

Las relaciones de Rusia con Occidente se enfriaron hasta un nivel similar al de después de la Guerra Fría, por la crisis en Ucrania y la guerra de Siria.

Durante la campaña electoral en los Estados Unidos, el gobierno del presidente Barack Obama acusó a Moscú de ciberataques a páginas políticas estadounidenses y cuentas de correo electrónico en un esfuerzo por interferir en la votación. El Kremlin rechazó las acusaciones.

Según Putin, Rusia espera arreglar su relación con los Estados Unidos una vez que llegue a la Casa Blanca el presidente electo Donald Trump. "Es importante normalizar y desarrollar nuestras relaciones bilaterales sobre una base de igualdad y beneficio mutuo. Compartimos la responsabilidad de asegurar la seguridad y estabilidad global y fortalecer el régimen de no proliferación".

El mandatario explicó que Moscú está abierto a un "diálogo amistoso e igualitario" sobre la seguridad global, y resaltó la crisis migratoria europea como un ejemplo de cómo incluso "países aparentemente prósperos y regiones estables" enfrentan nuevas divisiones.

En su discurso, centrado en asuntos económicos y sociales, Putin afirmó que la economía nacional está en vías de recuperación, destacando el crecimiento en algunos sectores de la industria y la agricultura, pero admitió que el origen de la crisis económica es de carácter interno y no por las sanciones impuestas por Occidente.

"Las causas principales del freno de nuestra economía radican antes que nada en nuestros problemas internos: en el déficit de recursos de inversión, de tecnologías modernas, de profesionales, el insuficiente desarrollo de la competencia y un clima de negocios deficiente", dijo Putin en su discurso anual sobre el estado de la nación.

La economía rusa se contrajo un 3,7 por ciento en 2015, y la recesión continuó este año por la combinación del bajo precio del petróleo y de las sanciones económicas impuestas por Occidente.

El presidente ruso encargó al Gobierno elaborar para mayo del próximo año un plan de acciones calculado hasta 2025 que le permita al país, ya a fines de este decenio, alcanzar ritmos de crecimiento económico superiores a la media mundial.

(Con información de EFEAP)