Luis Miguel se entregó, este martes, ante una corte de Los Ángeles, así lo confirmó el abogado del artista, según recoge Telemundo. Hace dos semanas se emitió una orden de arresto en su contra por desacato por un caso relacionado con el incumplimiento de una sentencia anterior.

El 17 de abril, la jueza Virginia A. Phillips ordenó a las autoridades que detuvieran al mexicano de 47 años luego de que éste, en varias ocasiones, rehusara presentarse en los tribunales de la ciudad californiana.

Luis Miguel se niega a ejecutar el pago de una deuda pendiente con William Brockhau, quien fue su representante entre 2013 y 2015.

En su demanda, Brockhaus exige una indemnización de más de USD 1 millón. Alega incumplimiento de contrato en los años que manejó al ídolo mexicano. Y si bien la Justicia falló a su favor, sigue sin percibir ese dinero. En enero pasado, la jueza embargó un vehículo Rolls Royce del cantante para obligarlo a saldar parte de la deuda que acordó pagar.

Pero el intérprete "La Incondicional" también tiene problemas legales con Warner Music México, compañía que manejó su carrera por años. Al parecer, le debe a la discográfica cerca de USD 3 millones. Se trata de dinero que el sello le había prestado tiempo atrás y que, por ahora, él no devolvió.

El cantante renegoció el pago con Warner el año pasado ante un tribunal en Nueva York. En la cita manifestó estar al tanto de esta deuda. A la fecha sigue sin ser liquidada, por lo que Warner Music México lo denunció.

Pero también enfrenta un conflicto legal con su compatriota y colega Alejandro Fernández, quien también presentó una demanda en su contra, debido a que canceló un gira mundial que iban a realizar juntos.

LEA MÁS: