Justin Bieber no quiere escuchar más gritos de sus fanáticos. Así lo expresó el propio cantante durante un concierto en Birmingham, Inglaterra.

"¿Chicos pueden hacerme un favor? ¿Pueden relajarse durante unos segundos?", pidió Bieber a la multitud. "Aprecio todo el amor, es increíble. ¿Pero lo pueden mostrar de una manera diferente? Los gritos son desagradables", expresó el artista de 22 años.

"Siento que no soy escuchado algunas veces y se vuelve un poco frustrante. Así que si cuando hablo ustedes pueden dejar de gritar, ¿estaría bien?, ¿podemos hacerlo?", preguntó. Pero con sus palabras sólo consiguió más euforia y una nueva oleada de gritos frenéticos de la audiencia.

No es la primera vez que el canadiense "ataca" a su público. Meses atrás, borró su cuenta de Instagram por los insultos hacia su novia, Sofia Richie, por parte de sus seguidores. "Voy a hacer mi cuenta de Instagram privada si no paran con este odio", advirtió Bieber en defensa de la modelo, de 17.

LEA MÁS: