El alemán Sebastian Vettel (Ferrari), segundo en el Mundial de Fórmula 1, tuvo que abandonar en la primera vuelta del Gran Premio de Singapur, este domingo bajo la lluvia, tras verse involucrado en un accidente.

Aquel choque le sirvió al británico Lewis Hamilton, quien partió de la quinta posición y se ubicó inmediatamente como líder del circuito, sin poner en riesgo su lugar en ningún momento de la carrera.

El piloto de la escudería italiana, que salía desde la pole position, estuvo implicado en un golpe con su compañero finlandés Kimi Räikkönen y el holandés Max Verstappen (Red Bull).

Verstappen quedó en medio de los dos Ferrari algunos segundos después de que se diera la salida. Se trata del primer abandono de la temporada para Vettel. Räikkönen y Verstappen también tuvieron que retirarse.

A continuación salió el coche de seguirdad, mientras el británico Lewis Hamilton (Mercedes), que salía desde la quinta posición, aprovechaba el accidente para hacerse con el primer puesto.

La carrera se reanudó desde la calle de talleres, con el coche de seguridad en la pista durante las siguientes cuatro vueltas. Posteriormente, Fernando Alonso y Daniil Kvyat se unieron al grupo de retirados, en la novena y onceava vuelta respectivamente.

"Tenemos muchas carreras por delante, no hay mucho que podamos hacer ahora. Es una lástima. Vi cuando el auto de Kimi golpeo con el de Max por el espejo", detalló el número dos de la clasificación mundial y agregó: "La carrera ya se acabó para nosotros".

Lewis Hamilton se quedó con el primer lugar, mientras que Daniel Ricciardo, piloto de Red Bull, logró meterse entre los dos hombres de mercedes, ya que Valtteri Bottas, cerró el podio en Marina Bay.

"Necesitaba a la lluvia y en cuanto pasó, yo sabía donde iba a terminar. Yo sabía que tenía el ritmo para ganar sobre mojado", aseguró el británico al finalizar la carrera.