El luchador austriaco Wilhem Ott fue el protagonista de la pelea promocional de Aggrelin 19, en Múnich, tras golpear salvajemente al árbitro después de perder por sumisión ante el montenegrino Nihad Nasufovic.

Al ver que no podía salir del rear naked choke (estrangulación desnuda o "mataleón" en la jerga en español), "The Amazing" golpeó la lona tres veces para hacerle saber al juez que se rendía, sin embargo, éste dejó que continúe la pelea. Si Nasufovic no soltaba por si mismo el agarre, el final podría haber sido diferente.

En las peleas de MMA, el árbitro es un factor indispensable. Debe saber cuándo detener la pelea y cuándo dejar que continúe, es el encargado de marcar el límite. Pero eso no ocurrió en la velada de Múnich, ya que no vio el momento en el que el luchador se rendía.

Tras un combate parejo, el montenegrino de 30 años logró aferrarse al cuello de su rival para ganar el combate. Ott, un experimentado peleador de 12 victorias y 13 derrotas, se dio por vencido y el colegiado no vio la señal.

El oriundo de Bijelo Polje, que decidió soltarlo al ver que estaba a punto de estrangularlo, se proclamó vencedor, mientras que Wihelm Ott arremetió directamente contra el colegiado, empujándolo y golpeándolo.

Tras ser detenido por su gente, la cual ingresó inmediatamente a la jaula, se dio por finalizado el combate. El austriaco fue descalificado y recibirá una dura sanción, entre ellas la de un castigo de por vida.

LEA MÁS: