El capitán brasileño de Orlando City, Kaká, fue protagonista de una insólita expulsión en el partido que disputó ante los New York Red Bulls por la fecha número 23 de la MLS, en el que terminó cayendo por 3-1.

A pesar de los reclamos de sus compañeros y de parte de los jugadores del equipo rival, el árbitro, con ayuda del VAR, le sacó una tarjeta roja al ex futbolista del Real Madrid, cuando éste sólo estaba bromeando con un ex compañero.

La polémica acción ocurrió a los 98 minutos. El partido estaba liquidado con la victoria de los New York Red Bulls por 3-1, sin embargo, una trifulca entre Donny Toia, Cristian Higuita y Sean Davis obligó a detener el encuentro.

Kaká, quien estaba a varios metros de la jugada, decidió intervenir e impedir cualquier acción violenta que pudiera suceder. Lo hizo con una humorada hacia Aurélien Collin, uno de sus ex compañeros de equipo, al que le tapó la cara y la boca por detrás.

Al revisar el VAR, los asistentes advirtieron ese movimiento brusco del brasileño, pero no las risas posteriores al agarrón. Al considerarlo una agresión, el árbitro le mostró la tarjeta roja al capitán de 35 años, quien no podía creer lo que estaba sucediendo.

De nada sirvieron las explicaciones, tanto del propio jugador, como de sus compañeros y hasta de los rivales. El colegiado ya había tomado una decisión y no iba a cambiarla.

Finalmente el partido, que acabó con un expulsado sobre el final, fue para los de New York, quienes lograron revertir un 1-0 en contra a un 3-1 con goles de Wright Phillips, Sean Davis y un tanto en contra de Leo Pereira.

 

LEA MÁS: