La lesión de Usain Bolt en su última presentación dejó un manto de tristeza y preocupación. El mejor atleta del mundo no se merecía un retiro así y la reacción de Sir Mo Farah fue una clara muestra del sinsabor que dejó el show londinense en el Mundial de Atletismo.

El atleta británico que se había despedido de la competición con una medalla de plata en los 5.000 metros no dio crédito a lo que pasaba en la pista británica. La frustrante escena que arrojó su colega le causó una mezcla de preocupación y tristeza que le impidió mantener su atención en la carrera.

Si bien la competición la ganó su país, y Estados Unidos junto a Japón completaron el podio, Farah optó por no celebrar la conquista de Gran Bretaña. Su admiración hacia el Hijo del Viento expuso su malestar a pesar del resultado obtenido por sus compatriotas.

Sin dudas, sus gestos acompañaron el dolor de Usain Bolt. El acreedor de 14 medallas doradas en Juegos Olímpicos, mundiales y torneos europeos demostró que no todas las victorias son satisfactorias. Él también quería el retiro que se merecía el jamaiquino.

LEA MÁS