Peige Spiranac, la bella golfista que levanta suspiros en Instagram
Peige Spiranac, la bella golfista que levanta suspiros en Instagram

La Asociación Profesional de Golf femenino (LPGA) estadounidense, emitió un comunicado en el cual estableció un nuevo código de vestimenta que comenzará a ponerse en práctica a partir de este lunes.

La directora del ente regulador del circuito femenil, Vicki Goetze-Ackerman, difundió un correo electrónico rotulado como "importante" con un listado de prendas que ya no estarán permitidas al momento de presentarse a un torneo.

Michelle Wie, golfista de Estados Unidos
Michelle Wie, golfista de Estados Unidos

Queda absolutamente prohibido el uso de escotes. Las calzas podrán utilizarse solo si se encuentran debajo de un pantalón corto o una falda. La longitud de las polleras o shorts deberán ser lo suficientemente largos como para evitar cualquier imprevisto o descuido.

Los vaqueros elegantes están permitidos, pero no deben tener cortes ni agujeros. Las multas por violar el nuevo código de vestimenta será de mil dólares y se duplicará con cada incidencia.

So Yeon Ryu de Corea del Sur, la número uno del ranking femenino
So Yeon Ryu de Corea del Sur, la número uno del ranking femenino

Con esta nueva norma, la LPGA busca hacer que las jugadoras se presenten de "forma profesional para reflejar una imagen positiva para el juego", según detalló Heather Daly-Donofrio, directora de comunicación.

Las golfistas tendrán que adaptarse a un nuevo código de vestimenta
Las golfistas tendrán que adaptarse a un nuevo código de vestimenta

Por el lado de los hombres, la norma los afecta en menor medida, con el detalle de los vaqueros rotos y el uso obligado de ropa con cuello (polos o camisas).

Históricamente, el golf es un deporte en el que la participación de la mujer es cuestionada. El Masters de Augusta fue uno de los primeros torneos en abrir sus puertas a dos socias, hace apenas cinco años atrás.

Actualmente, el porcentaje de golfistas mujeres continúa por debajo del 15 por ciento, y la petición de las competidoras para participar en un Masters de Augusta femenino se vio ignorada.