El escocés David Coulthard se puso en la piel de un taxista e hizo que una pareja se lleve el susto de su vida tras encadenar diversas piruetas a altas velocidades.

El ex piloto de Fórmula uno, cosechó 13 victorias y 62 podios entre 1994 y 2008. Su mejor performance fue haber sido subcampeón del mundo en 2001.

Una gorra, un bigote y barba postiza hicieron de la cara del ex deportista de 45 años un rostro irreconocible, al menos para la pareja que subió a bordo del taxi.

En ese recorrido, el escocés se liberó de sus buenos modales a la hora de competir y condujo a alta velocidad, haciendo maniobras imposibles, poniendo "en peligro" a los pasajeros.

Las cámaras ocultas colocadas en el interior del automóvil captaron los gestos de sufrimiento de los clientes, que no podían creer los movimientos que realizaba el conductor.

Finalmente, el ex piloto de McLaren y Red Bull llegó a destino sin problemas. El video fue una campaña de seguros de Aviva, y en ella se busca concientizar sobre cómo las personas que transportan a otras pueden ser peligros potenciales.

Posteriormente, y para tranquilidad de los espectadores, la compañía británica detalló que se grabó en un circuito cerrado y con automóviles de utilería, pero las maniobras de Coulthard sí fueron reales.