Tabaré Vázquez, presidente de Uruguay (Télam)
Tabaré Vázquez, presidente de Uruguay (Télam)

La institucionalidad democrática en Uruguay permite que el Gobierno siga con "normalidad" tras la renuncia de su vicepresidente, Raúl Sendic, defendió el mandatario del país, Tabaré Vázquez, que valoró la gestión de su segundo y abogó por una "buena salud ética" en el uso de viáticos.

Tras encabezar la habitual reunión del Consejo de Ministros de cada lunes, Vázquez compareció ante la prensa arropado por todo su gabinete y en un discurso de cuatro puntos alabó, en primer lugar, la institucionalidad democrática del país, que permitirá que el Gobierno siga adelante con "normalidad".

El presidente dedicó los dos siguientes puntos de su discurso a defender la gestión realizada por Sendic desde que asumió como vicepresidente el 1 de marzo de 2015 y a clarificar que él nada tuvo que ver con su decisión; y un cuarto a halagar a quien se posiciona como la próxima vicepresidente, Lucía Topolansky.

Fue en respuestas a la prensa cuando Vázquez abogó por establecer "una reglamentación" sobre el uso de las tarjetas corporativas y la utilización de los viáticos por las autoridades en pos de una "buena salud ética".

Raúl Sendic (EFE)
Raúl Sendic (EFE)

Fue esta situación la que determinó la renuncia de Sendic, después de que fuese acusado por el Tribunal de Conducta Política (TCP) de la coalición oficialista, el Frente Amplio (FA), de tener "un proceder inaceptable" en el uso de una tarjeta corporativa de la petrolera estatal, Ancap, cuando dirigía ese ente.

"Creo que es de buena salud ética que haya una resolución que marque que de los viáticos se debe rendir cuentas y devolver los que no se utilicen", remarcó Vázquez.

Para el presidente, Sendic cumplió "con cabalidad, seriedad y responsabilidad la función que le dio el pueblo uruguayo" y trabajó "con honestidad, capacidad y compromiso hacia la gente y hacia el programa de Gobierno de su fuerza política".

Asimismo, el mandatario subrayó la "valentía y el compromiso" que en su opinión demostró Sendic con su decisión de renunciar, una determinación que tomó de forma libre y personal.

Al tiempo, Vázquez respaldó la actuación del TCP e indicó que la renuncia de Sendic es para el FA "una demostración más de los apegos que los frenteamplistas tienen y tienen que tener a principios de ética y valores".

Otros tiempos: Tabaré Vázquez junto a Raúl Sendic (Getty)
Otros tiempos: Tabaré Vázquez junto a Raúl Sendic (Getty)

No obstante, Vázquez aseveró que él en ningún momento decidió la renuncia de su vicepresidente "ni le solicitó que la presentara", y reiteró que Sendic fue víctima un "brutal bullying (acoso)", de "un ensañamiento como nunca se había visto en el país, de una inhumanidad tremenda".

En cuando al futuro, Vázquez expresó que "la situación política generada por la renuncia de Sendic se ha sustanciado totalmente dentro del fuerte marco institucional" del país y que, por lo tanto, "no afectará al normal funcionamiento del Gobierno".

"Nos podemos sentir orgullosos de esa institucionalidad democrática, de la separación de poderes y atenerse a lo que establece la Constitución y la ley", manifestó.

Y respecto a la sucesora de Sendic, algo que en principio recaerá sobre Lucía Topolansky, por ser la segunda senadora titular más votada después de su esposo, José Mujica -inhabilitado para tomar el cargo de vicepresidente por haber sido el anterior mandatario-, Vázquez dijo que será un honor trabajar con ella.

"Quiero expresar públicamente mi congratulación y el honor que para mí es trabajar junto con la compañera (Topolansky). Me halaga esa posibilidad", expresó Vázquez.

LEA MÁS: