En conferencia de prensa, el ministro Carlos Romero confirmó que el asalto a la joyería Eurochronos en Santa Cruz de la Sierra y el posterior tiroteo dejó un saldo de cinco muertos. No se informó la cantidad de heridos.

Romero dijo además que la banda delictiva, que utilizó armas de grueso calibre y "estaba dispuesta a matar", tiene vínculos con el grupo criminal brasileño Primer Comando de la Capital (PCC), según reportó el diario boliviano La Razón.

El presidente Evo Morales, por su parte, felicitó en Twitter a los policías que intervinieron. "La acción de nuestra Policía Nacional ha sido inmediata, oportuna y experimentada en seguridad ciudadana", señaló el mandatario.

Videos en las redes sociales mostraron cómo se desarrolló el tiroteo y cómo impactaron disparos, de origen aún sin determinar, en los cuerpos de los rehenes que se encontraban afuera de la joyería. Una grabación revela cómo la policía abatió a uno de los asaltantes que se había rendido y arrojado al piso para su detención.

Según la versión del gobierno, el robo comenzó alrededor de las 09:30, hora local, y la policía tendió rápidamente un dispositivo para reducirlos. Sin embargo, los delincuentes no se rindieron y, por el contrario, abrieron fuego desde dentro de la joyería, que se encuentra en el primer anillo de la capital cruceña. "Entonces tomaron como escudos humanos a tres personas e hirieron a una de ellas de gravedad, lo que activó la reacción policial", dijo Romero.

El ministro de Gobierno señaló que dos de los tres delincuentes eran de nacionalidad brasileña y que uno de ellos salió de la cárcel de Chonchocoro con el beneficio de arresto domiciliario. Estaba acusado por el delito de lesiones graves y gravísimas. "Cada uno de los atracadores tenía ocho cargadores, se pueden contabilizar 240 proyectiles de que estaban munido cado uno de los atracadores", detalló.

"Podemos tener la hipótesis de que son personas que tienen vinculación con el atraco a la joyería Imperio, son prófugos y consiguientemente están vinculados al Primer Comando de la Capital", aseguró Romero.

La organización criminal brasileña PCC está vinculada a atracos y actividades de narcotráfico.

"Estamos hablando de delincuentes peligrosísimos. Como lo han demostrado, están dispuestos a matar; han cometido dos asesinatos", sostuvo el ministro en la rueda de prensa donde se mostró las armas de fuego que utilizaron los delincuentes como el chaleco de policía que se puso uno de ellos para tratar de confundir y burlar a los uniformados.

Las investigaciones establecieron que los asaltantes pernoctaron en una casa abandonada, donde se encontraron municiones. Las investigaciones continúan.

LEA MÁS: