El presidente de Costa Rica vivió un momento desagradable durante su gira por Paso Real, Puntarenas. Mientras daba una entrevista a los medios regionales, una avispa comenzó a rodearlo y, finalmente, terminó en su boca. El mandatario, sin querer, se la comió.

Lejos de intentar ocultar el episodio, Solís hizo chistes al respecto. "Me comí la avispa", dijo y agregó: "Esto no se ve todos los días, lo mandan a CNN y va a estar bien. Proteína pura".

El presidente debió interrumpir la conferencia para tomar agua… y reírse.

LEA MÁS: