La actriz mexicana Kate del Castillo, famosa por sus papeles como heroína del narco y por su amistad con el líder del Cártel de Sinaloa Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera, dijo haber recibido y rechazado postularse el próximo año como candidata a la gubernatura del Estado de México (contiguo a la capital del país), que cuenta con el mayor número de electores en el país.

Del Castillo dijo haber recibido ofrecimientos para entrar a la política mexicana, pero no ha dado el sí. "Yo no he dicho que lo quiero hacer, ni mucho menos, porque yo no tengo la capacidad en ningún sentido, ni tengo el corazón, ni tengo el estómago, ni sé de política, ni me gusta la política, ni me caen bien los políticos", argumentó.

No tengo la capacidad en ningún sentido, ni el corazón, ni el estómago, ni sé de política, ni me gusta la política, ni me caen bien los políticos

La también conocida como La reina del Sur, telenovela en la que actúa en el papel de Teresa Mendoza, una joven pobre del estado de Sinaloa (noroeste) que gracias a su avance en el mundo de la droga obtiene dinero y poder, es parte de una averiguación de la Procuraduría General de la República (PGR) en México, luego de haberse hecho público que varias veces tuvo contacto vía telefónica y en persona con "El Chapo", ya que ella estaría a cargo de la filmación de una película autobiográfica del capo.

 

En entrevista vía Facetime con el periodista Ciro Gómez Leyva, Kate aseguró que le duelen los problemas de corrupción y violencia por los que atraviesa México, pero por el momento, para ella, la política no es una opción.

La PGR abrió un proceso en contra de la actriz por lavado de dinero (blanqueo), averiguación de la cual afirma no tener mucha información, salvo que la autoridad ya investigó sus cuentas bancarias y negocios tanto de ella como de su familia, sin encontrar hasta ahora nada que la inculpe.

La foto de Kate del Castillo y Jesús, uno de los hijos del capo narco “El Chapo” Guzmán
La foto de Kate del Castillo y Jesús, uno de los hijos del capo narco “El Chapo” Guzmán

"Para nosotros ha sido muy difícil, ha sido una guerra fuerte; batalla contra batalla que hemos ido poco a poco ganando con este último amparo, que ya el juez aceptó que la PGR ilegalmente filtró varias evidencias, por fin eso ya lo ganamos, pero lo más difícil es ahora probar mi inocencia", señaló.

La mexicana, que meses antes de hacerse público su contacto con "El Chapo" obtuvo la nacionalidad estadounidense, aseguró que está en la mejor disposición de declarar en México sobre el proceso en contra del líder del Cártel de Sinaloa, sin embargo, teme que si eso sucede pueda ser detenida.