Rodrigo Tacla Duran tiene doble ciudadanía, brasileña y española
Rodrigo Tacla Duran tiene doble ciudadanía, brasileña y española

La Guardia Civil española anunció este martes haber detenido en Madrid a un abogado hispano-brasileño buscado por Brasil, encargado de importantes operaciones de blanqueo de la trama de corrupción en la estatal brasileña Petrobras.

Rodrigo Tacla Duran, de 43 años, buscado por blanqueo de capitales, soborno de funcionarios y pertenencia a una organización criminal, fue detenido en un céntrico hotel de la capital española, informó la Guardia Civil en un comunicado. Está señalado de manejar el "departamento de sobornos", que funcionaba en secreto.

El ex presidente Lula da Silva y Marcelo Odebrecht, CEO de la constructora
El ex presidente Lula da Silva y Marcelo Odebrecht, CEO de la constructora

Tacla Duran era abogado de la empresa constructora Odebrecht y estaba siendo investigado por las autoridades brasileñas por el presunto lavado de dinero de Petrobras, desviando más de 50 millones de reales (casi 15 millones de dólares) a diversos partidos políticos. La compañía también tiene la lupa de la Justicia por ser beneficiaria de varios proyectos para Petrobras.

Según la Guardia Civil, habría sido "el responsable del pago de comisiones como contrapartida de la adjudicación de obra pública y privada, tanto en Brasil como en el extranjero". De acuerdo con varios medios brasileños, fue detenido el viernes.

El letrado, quien habría huido previamente en abril a los Estados Unidos, ha sido pedido en extradición por Brasil, y ya está a disposición judicial, informó a la agencia de noticias AFP un portavoz de la Guardia Civil. Ahora le corresponde a un juez determinar si puede ser extraditado.

El caso de la corrupción en Petrobras salpica a muchas figuras de la política
El caso de la corrupción en Petrobras salpica a muchas figuras de la política

El caso Petrobras, el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil, golpeó duramente al Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y a sus ex aliados del PMDB (centroderecha), del actual presidente Michel Temer, y el Partido Progresista (PP).

El caso drenó miles de millones de dólares de los arcas de Petrobras, fraguó contratos con importantes constructoras y repartió sobornos entre funcionarios de la petrolera, políticos y empresarios.