Los países que forman parte de la Organización de los Estados Americanos (OEA) emitieron un comunicado conjunto que expresa la "profunda preocupación por la decisión adoptada por el Consejo Nacional Electoral" de Venezuela al paralizar el proceso de recolección de firmas para activar un referendo revocatorio al presidente Nicolás Maduro.

Los gobiernos que suscriben piden a los responsables políticos del país caribeño que se retomen a la brevedad "los esfuerzos de diálogo nacional". Por su parte, Maduro dijo a los venezolanos que "nadie se vuelva loco" ante la suspensión de los planes por el revocatorio.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) paralizó el jueves el trámite que estaba pautado para la próxima semana, tras fallos de tribunales regionales contra el proceso por un supuesto fraude en un primer recaudo de rúbricas para solicitar el referendo.

La OEA en sesión
La OEA en sesión

El comunicado de la OEA

Comunicado conjunto de Estados Miembros de la OEA sobre los acontecimientos recientes en la República Bolivariana de Venezuela

Reafirmando su firme compromiso con los principios y valores democráticos y la defensa de los derechos humanos, los Gobiernos que suscriben el presente comunicado expresan su profunda preocupación por la decisión adoptada por el Consejo Nacional Electoral de la República Bolivariana de Venezuela de postergar el proceso de recolección del 20% del padrón electoral requerido para activar el referéndum revocatorio.

La paralización del proceso, previsto a realizarse entre el 26 y 28 de octubre, y la decisión del Poder Judicial de Venezuela de prohibir la salida de territorio venezolano de los principales líderes de la oposición de ese país, afecta la posibilidad de establecer un proceso de diálogo entre el Gobierno y la oposición que permita una salida pacífica a la crítica situación que atraviesa esa hermana nación.

Los Gobiernos que suscriben el presente comunicado reiteran su llamado a todos los actores políticos en ese país para que concreten a la brevedad y en un clima de paz, los esfuerzos de diálogo nacional, de manera directa o con apoyo de facilitadores, que permita encontrar soluciones duraderas en favor de la democracia y la estabilidad social, garantizando el pleno respeto de los derechos humanos, la separación de poderes y el fortalecimiento institucional.

LEA MÁS: