Personal policial descubrió en operativos realizados en la ciudad de Buenos Aires y en el conurbano bonaerense drogas fabricadas con hongos, plantas y hasta veneno de rana amazónica, estupefacientes que según la investigación eran vendidos en fiestas electrónicas. Por las actuaciones, al menos nueve personas quedaron detenidas a disposición de la Justicia.


Según explicó el Ministerio de Seguridad, las sustancias ilegales fueron detectadas tras cuatro allanamientos en la Capital Federal y otros cuatro en la provincia de Buenos Aires, entre ellos un vivero en Glew, y un garaje en Castelar, donde se hallaron plantas de salvia divinorum y maderas embebidas con kambó, un poderoso alucinógeno producido a partir del veneno de rana mono grande o phyllomedusinae bicolor. También se encontraron hongos alucionógenos.


La investigación, que estuvo a cargo del juez federal Daniel Rafecas, pudo establecer que las sustancias estupefacientes secuestradas eran destinadas a la venta en fiestas electrónicas. Incluso, llegó a trascender que la droga kambó –que dio nombre al operativo bajo el cual se hicieron las actuaciones- era vendida a 500 pesos la dosis.


Los detalles de los operativos fueron informados por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y funcionarios policiales de Drogas Peligrosas.