Shutterstock 162
Shutterstock 162

Si de medicina estética y avances en materia de belleza se trata, conocer las últimas novedades es de gran ayuda no sólo para estar al tanto de las novedades sino para estar en línea con las tendencias mundiales.

Para enterarse de los últimos avances en productos y tratamientos, y entrenarse con los mejores profesionales en las técnicas de aplicación, los más reconocidos especialistas en medicina estética a nivel mundial se reunieron en Londres en el Primer Encuentro Internacional del Instituto Médico Allergan.

Desde la Argentina, 11 médicos volaron al viejo continente para participar del exclusivo encuentro, que contó con 1.050 invitados y 18 oradores, entre los cuales se destacó el cirujano plástico Raúl Banegas, único argentino que ofició como orador, entrenador y moderador durante las jornadas.

"A nivel profesional y personal, la participación en este encuentro es ampliamente positiva, excedió con creces mis expectativas. Además del orgullo que significa poder representar al país y dar muestra de la excelencia en nuestra formación como especialistas en medicina estética, el intercambio con colegas de todo el mundo fue sumamente enriquecedor", manifiestó Banegas.

Se presentaron tratamientos novedosos para tratar orejas y papada, dos áreas que tradicionalmente se corrigen con cirugía

La doctora Rosi Flom, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD), también estuvo presente y destacó el entrenamiento intensivo en estética facial realizado durante las jornadas, a cargo de expertos internacionales: "Se trabajaron once módulos centrales, entre los cuales, además de un exhaustivo análisis del rostro y el área de cuello y escote, se desarrollaron los últimos avances en rejuvenecimiento de manos, que es una de las zonas en las que los signos de la edad más se notan", detalló la especialista.

Entre los tratamientos más novedosos que se presentaron, el cirujano plástico mencionó un procedimiento para tratar las orejas en asa que se presenta como una alternativa a la cirugía. "EarFold es un dispositivo muy pequeño, similar a una 'chapita o clip'. Está compuesto por níquel y titanio, y bañado en oro 24 k para reducir su visibilidad" -explicó Banegas-. Para colocarlo, previa anestesia local, se realiza una incisión mínima y luego se introduce el implante subcutáneo con un aplicador, que nos permite replegar la oreja. Es un tratamiento que no supera los veinte minutos y se realiza en gabinete, sin requerir vendajes o largos tiempos de recuperación como sucede con la cirugía tradicional, por lo tanto es una alternativa muy recomendable. Además, otra diferencia con el procedimiento quirúrgico, es que viene con un probador que permite al paciente ver en el espejo los cambios antes de someterse al tratamiento, y de esta manera evaluar la necesidad de aplicar más de un implante (hasta tres por oreja)".

EarFold ya se utiliza en el Reino Unido, y se espera que pronto llegue al país. Asimismo, otro de los procedimientos presentados en el encuentro, que ya cuenta con la aprobación de la FDA y recientemente comenzó a aplicarse en los Estados Unidos, consiste en un tratamiento no invasivo para la papada. "Kybella resulta muy prometedor ya que permitirá reemplazar la cirugía en aquellos pacientes que tengan poca laxitud, es decir, que tengan tensa la piel de la papada. El procedimiento consiste en inyecciones de ácido deoxicólico que disuelven de manera gradual la grasa submentoniana, sin necesidad de pasar por el quirófano", explicó Flom.

Los especialistas coincidieron en que hay un gran avance en los tratamientos con toxina botulínica tipo A y ácido hialurónico, productos que demostraron un genuino potencial no sólo para combatir los signos de envejecimiento, sino también para embellecer los rostros.

"El concepto clave hoy en medicina estética es embellecer, no debemos preocuparnos únicamente por rejuvenecer, sino que el objetivo es realzar la belleza de cada cara, a cada edad", afirmó la dermatóloga y agregó:"La profesionalidad del especialista se manifiesta en la búsqueda de la armonía del rostro, en mejorar y realzar sus rasgos más bellos, corrigiendo imperfecciones y revirtiendo cuando es posible el proceso de envejecimiento, pero sin perder naturalidad. Esta concepción, que requiere profundos conocimientos de anatomía además de buen gusto, abarca mucho más que la función antiage a la que solían reducirse los procedimientos estéticos".

El objetivo de la medicina estética actual es realzar la belleza de cada cara, a cada edad

Desde tratamientos con toxina botulínica tipo A para combatir las indeseadas "patas de gallo" hasta aplicaciones de ácido hialurónico para tratar las cicatrices dejadas por la varicela y el acné, la versatilidad de estos productos continúa maravillando a los especialistas: "Tanto el botox como los rellenos de ácido hialurónico, tratamientos no invasivos que permiten reemplazar o retrasar el paso por el quirófano, tienen el beneficio de que sus efectos son temporales. De este modo, podemos adaptar los resultados no sólo a cada rostro, sino a cada etapa de la vida, modificando las dosis, priorizando distintas zonas y, fundamentalmente, trabajando de manera integral, con un enfoque tridimensional, para mantener la armonía y naturalidad de la cara a pesar de los cambios que se producen con el paso del tiempo", manifiestó Banegas.

"La idea de qué es un rostro bello es diferente en distintas zonas del mundo: los latinos la asocian a rasgos más sensuales, mientras que los norteamericanos anhelan parecer más jóvenes, a diferencia de los europeos que buscan verse bien conforme a su edad, y los orientales, que desean occidentalizar sus rasgos. A su vez, podemos complejizar aún más este concepto, con las variables de edad, de género, de etnia. Pero lo importante, es que contamos con sustancias nobles como el ácido hialurónico y la toxina botulínica tipo A, que nos permiten adecuar el tratamiento a estos criterios, cada uno con diferentes parámetros de aplicación, para lograr los resultados buscados", desarrolló Flom.

El desarrollo científico impulsó el avance de estos procedimientos no invasivos, que en casi quince años desde que comenzaron a utilizarse con fines estéticos, ampliaron las áreas de tratamiento y mejorado las técnicas de aplicación, así como también se desarrollaron líneas de productos específicas para cada zona del rostro. "Por su calidad premium, su máxima seguridad y la excelencia en los resultados, los rellenos de ácido hialurónico y el botox se consolidaron como aliados inseparables en materia de belleza", concluyó Banegas.