Buscar en Infobae

  • Últimas recomendaciones

Sociedad viernes 11 de marzo 2016

La emotiva historia de las pediatras que salvaron la vida de una beba por WhatsApp

Desde la Argentina le dieron indicaciones a la familia, que pasaba sus vacaciones en República Dominicana. Por los síntomas que le relataban por el chat, le diagnosticaron síndrome urémico hemolítico. Después guiaron a los médicos que la atendían y la salvaron

viernes 11 de marzo 201610:08
Crédito:
Federica tiene un año y diez meses y probablemente todavía no tiene conciencia de que se convirtió en una de las protagonistas de una milagrosa historia que involucró a su familia, a médicos de dos países y a WhatsApp.

Todo comenzó el sábado 13 de febrero pasado cuando la nena y su familia viajaron a la ciudad dominacana de Punta Cana para pasar sus vacaciones. Oriundos de Comodoro Rivadavia, partieron desde Buenos Aires y ya desde el avión Federica comenzó a presentar un cuadro de diarrea. Al llegar, en el hotel pidieron la asistencia del lugar, pero la derivaron a una clínica de la localidad de La Romana sin sospechar que a partir de ese momento comenzaría toda una odisea llena de angustia que la tuvo por varios sanatorios hasta la milagrosa intervención de dos médicas argentinas.

Según Tamara Rial, la mamá de la beba, en el primer centro de salud le dijeron que su hija estaba deshidratada y que la iban a dejar internada para hacerle estudios y así establecer las causas de la diarrea. Inicialmente creyeron que no era de gravedad el cuadro, pero un día después desterraron esa idea al ver que la beba no despertaba.

Le sacaron sangre y recién a la tarde le indicaron que tenía amebas (microorganismos que viven como parásitos en intestinos de humanos y perros), resultado que no convenció a la familia, ya que sabían que la pequeña arrastraba la patología desde Buenos Aires y las amebas son una enfermedad propia de países como República Dominicana.

Tamara se puso entonces en contacto, a través de su hermano que vive en la localidad de San Pedro, con dos pediatras: Liliana Doldán y Francisca Urrutia, las heroínas de esta historia, quienes usaron el popular servicio de chat para indicarles cómo actuar.

"Ante la angustia de la mamá empezamos a preguntar por WhatsApp los síntomas. En un principio nuestra función era contener. Pero luego empezamos a sospechar que no estaban las cosas tan bien. Después nos pusimos en contacto con los médicos. Cuando vimos el laboratorio llegamos al diagnóstico: tenía síndrome urémico hemolítico", contó Doldán en diálogo con TN.

Se trata de una enfermedad grave causada por una bacteria productora de una toxina, que suele estar presente en los alimentos y en el agua. En la Argentina se presentan entre unos 400 y 500 casos por año y tres de cada 1.000 mueren por esta causa. Según la pediatra, es una enfermedad que no existe en los países de Centroamérica y el Caribe, por lo que en el centro de salud dominicano no estaban preparados para atender a Federica.

Es por esto que las pediatras comenzaron a hablar con los doctores de La Romana por teléfono para indicarles cómo actuar en este caso. "Fueron muy humildes los médicos, Consultaba todo el tiempo si estaban bien las cosas", sostuvo la profesional. A partir de ahí y con ayuda de los seguros médicos, la trasladaron hasta Santo Domingo, donde la atención fue mejor. La salvaron y finalmente viajó a la Argentina para ser internada en el Hospital Italiano.

"A los tres días, le dieron el alta. En el Italiano le resolvieron su patología", precisó Doldán. No nos imaginamos la dimensión que iba a tomar. Los pediatras se encuentran todos los días con situaciones milagrosas que no se conocen", agregó.

Tras varios días, finalmente el encuentro entre Federica y sus salvadoras se dio. La familia viajó a San Pedro para agradecerles a las doctoras. "Ellos vinieron acá a San Pedro. No nos conocíamos. Era como de toda la vida. Cuando nos vimos hubo lágrimas de por medio. Fue emocionante", relató la mujer, quien le dedicó unas palabras a la beba para que las escuche cuando tenga noción de lo que vivió.

"Federica pasó a ser en mi vida alguien de la familia. La voy a querer y la voy a tener en mi corazón toda la vida", expresó la pediatra.

Comentá