Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162

El gobierno nacional parece haber reaccionado rápido tras el primer revés que sufrió en el Congreso de la Nación. Ayer, una bicameral rechazó el decreto de Mauricio Macri que elevó el piso del Impuesto a las Ganancias e impuso otro dictamen. Si bien el significado del traspié es más político que práctico, en Cambiemos tomaron nota y ya avanzan con modificaciones al menos desde lo discursivo


Sucede que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el presidente del bloque, Nicolás Massot, anunciaron que adelantarán para este año la discusión de las nuevas escalas del Impuesto a las Ganancias. Además introducirán un mecanismo de actualización automático, tal como sucede con las jubilaciones. Sus declaraciones son una novedad, teniendo en cuenta que el presidente Mauricio Macri había "pateado" la discusión sobre el tema para 2017.


"¿Se van a discutir este años las escalas de Ganancias?", le preguntó Luis Novaresio a Massot. Y el diputado nacional contestó: "Absolutamente, aunque no es fácil producir estos cambios sin afectar sensiblemente las cuentas provinciales, es algo que vamos a discutir con los gobernadores, que hoy van a ser recibidos por (Rogelio) Frigerio".


Casi a la par, el jefe de Ministros hizo declaraciones similares en radio Mitre, pero aclaró: "Las nuevas escalas hay que votarlas este año para empezar a aplicarlas el año que viene".



Ambos dirigentes, engranajes claves en la estrategia legislativa de Cambiemos, cumplieron rigurosamente en pronunciar la misma chicana: "Estamos viendo que el Frente para la Victoria está dispuesto a reconocer la inflación de la que tanto habló, así que no creemos que haya oposición cuando se debata el tema".


A mediados de febrero, el presidente Macri anunció un nuevo mínimo no Imponible, pero no alteró las escalas. Como dejó de regir un decreto de 2013 que beneficiaba a quienes ganaban menos de 15.000, se cree que más trabajadores y jubilados pasarán a tributar el impuesto que se descuenta automáticamente del salario. El massismo y otros espacios calificaron como insuficiente la propuesta oficial y quieren elevar aún más el piso a partir del cual comienzan a regir las deducciones.