Buscar en Infobae

EEUU miércoles 09 de marzo 2016

Los republicanos piden ayuda a los CEOs de Apple y Google para frenar a Donald Trump

Un lujoso hotel en una isla de Georgia fue el lugar de encuentro a puertas cerradas entre el establishment republicano y líderes de las empresas tecnológicas más importantes de Estados Unidos

miércoles 09 de marzo 201607:37
Donald Trump, Larry Page (Google) y Tim Cook (Apple)
Donald Trump, Larry Page (Google) y Tim Cook (Apple) Crédito:

No se trata de una película de conspiraciones, sino de las elecciones primarias presidenciales norteamericanas y un objetivo cada vez más difícil: detener a Donald Trump, el precandidato que lidera la carrera por la nominación republicana y que se encamina a enfrentarse con la demócrata Hillary Clinton para definir quién llega a la Casa Blanca.

Multimillonarios, líderes de empresas de tecnología y los miembros más importantes del establishment republicano se reunieron con total discreción y un halo de secreto para delinear nuevas estrategias que frenen al magnate en su imparable carrera por la presidencia de los Estados Unidos.

Aviones privados con rutas confidenciales y el distinguido Sea Island Resort, en el estado de Georgia, reunió en un evento privado a los preocupados grupos de poder.

Karl Rove 1920 (1).jpg
Karl Rove fue uno de los principales asesores de George W. Bush durante su presidencia

La reunión del establishment republicano la dirigió el consultor y consejero político Karl Rove, y expuso una serie de focus groups, encuestas y proyecciones donde los consultados manifiestan ver "con pocas esperanzas" un gobierno duradero si gana Trump.

La lista de asistentes es extensa, pero entre los empresarios se destacan el CEO de Apple, Tim Cook; el co-fundador de Google, Larry Page; el creador de Napster e inversionista de Facebook, Sean Parker y el líder de Tesla Motors Elon Musk.

Con Donald Trump en la presidencia, el establishment pierde poder

A estos líderes de empresas se les sumaron una gran cantidad de senadores por distintos estados, secretarios de Gobierno, importantes periodistas y hasta millonarios afines al Partido Demócrata.

Sin embargo, fuentes que participaron del encuentro comentaron que se habló más de cómo ocurrió esto que de cómo pararlo", según consignó The Huffington Post.

El fenómeno Donald Trump

Al comenzar la campaña por la presidencia, todas las miradas se pusieron en el joven de raíces latinas Marco Rubio y el conservador Ted Cruz.

Se esperaba que la batalla electoral se diera entre ellos dos y que la figura de Donald Trump sea tan sólo la de un "personaje excéntrico" que "duraría poco" en la interna.

Donald Trump EEUU 1920 (3).jpg
Trump propuso construir un muro que separe EEUU con México para evitar a los inmigrantes ilegales y que el muro sea pagado también por el gobierno mexicano

Los líderes del republicanismo esperaron que la retórica violenta de Trump y su sincera xenofobia lo eliminen de la carrera presidencial pronto, sin embargo, sucedió todo lo contrario.

Con el transitar de los meses y la campaña, el multimillonario se afianzó, y al momento lidera la interna con grandes chances de llegar como ganador a la convención del partido, lugar donde se define qué candidato irá a las urnas.

A pesar de las proyecciones negativas y los desesperados intentos del poder establecido por desalentar la elección por Trump, los resultados electorales demuestran otra realidad: el apoyo de los votantes aumenta.

Lo que inquieta a los líderes del partido y empresarios es la naturaleza de Trump

¿Qué es el establishment?

El Partido Republicano es reconocido también por las siglas GOP, su significado en inglés es Grand Old Party (El Gran Partido Viejo) y en su interior las jerarquías están muy bien definidas.

Quienes lideran el partido eran conocidos como "el establishment" en referencia a la élite gobernante que se encarga de definir los destinos del partido y, por lo general, las orientaciones políticas predominantes en los EEUU.

Hoy el término establishment se utiliza para mofarse de esa élite que, con el tiempo, perdió el poder de control sobre todos los ámbitos de la política.

El selecto grupo de dirigentes republicanos elige a su candidato y si los votos acompañan, logran sentarlo en la silla del Presidente de los Estados Unidos.

Dentro del establishment se encuentra el reconocido movimiento político Tea Party (Partido del Té), que toma su nombre del Motín del Té, la rebelión dónde los colonos americanos en Boston arrojan un cargamento de té proveniente de Reino Unido en protesta contra sus políticas imperiales.

Tea Party boston 1920 (2).jpg
En el puerto de Boston en 1773 los colonos se disfrazaron de "nativos" y arrojaron al agua el cargamento de té perteneciente a los británicos. Es un antecedente de lo que más tarde sería la Independencia de los Estados Unidos.

El futuro cercano

Lo que inquieta a los líderes del partido y empresarios es la naturaleza de Trump. En ese sentido, el magnate "es un igual", y eso les impide poder controlar sus acciones en un futuro gobierno.

La élite que dirige el partido se considera más "moderada" que las políticas propuestas por Trump, pero a la vez "menos conservadora" que lo propuesto por candidatos como Cruz, por tal motivo no dieron un apoyo claro a otro de los candidatos en el principio de la campaña lo que permitió el avance imparable del multimillonario.

La autonomía de Trump y su autofinanciamiento de campaña permite que el candidato "no deba favores a nadie" y ése es un gran problema para los grupos de poder económicos que intentan controlar, para su beneficio, las políticas gubernamentales. Con Trump en la presidencia, el establishment pierde poder.

Elecciones en EEUU 1920 Ted Cruz, Marco Rubio (2).jpg
Ted Cruz y Marco Rubio, los candidatos eclipsados por la figura de Trump

Mientras tanto, los resultados de elecciones en los estados de Hawaii, Idaho, Michigan y Mississippi volvieron a ser contundentes a favor del magnate neoyorquino. Por el partido republicano Ted Cruz pudo ganar un solo estado, Idaho, mientras que Trump se volvió a imponer en el resto.

Si triunfa en las elecciones de Florida y Ohio, el próximo 15 de marzo, su candidatura como presidente por el Partido Republicano será una realidad.

LEA MÁS:

Embed



Comentarios