Shutterstock 162
Shutterstock 162

Desde hace tiempo, tatuarse es más que un signo estético. Muchas veces puede ser una manera de buscar un cambio de vida, o de reforzar una idea o hasta un vínculo. Sin embargo, detrás de estos usos hay un peligro en crecimiento: la uveítis.


Según Menéndez Padrón, oftalmóloga especialista en inflamaciones oculares y encargada de la sección Uveítis del Hospital Italiano, cada vez más personas se acercan a los consultorios para buscar ayuda profesional por esta inflamación.


La especialista explicó que al principio lo trataban como una infección más, ya que muchas veces no se puede conocer su origen, pero comenzaron a darse cuenta de que había un patrón: muchas de las personas que se acercaban se habían realizado un tatuaje en los últimos tiempos.




"Las uveítis pueden tener varios orígenes (infeccioso, inmunológico o tumoral) y en muchos casos no se encuentra una causa y a esta se la llama uveítis idiopática", explicó Menéndez Padrón.



Los tatuajes contienen pigmentos y algunas sustancias que pueden generar inflamación como cualquier elemento extraño al organismo. Además, muchas veces, las personas se realizan tatuajes en lugares que no cumplen con todas las normas de salubridad, por lo que la posibilidad de sufrir una infección -como otros problemas para la salud- aumentan de manera sistemática.


"Estos pacientes han presentado una reacción inflamatoria en el área de la piel tatuada y al mismo tiempo inflamación ocular, la cual fue tratada con esteroides como las uveítis de origen inmunológico (autoinmune)", agregó.


Además, sostuvo que el área de la piel que se inflama "se presenta sobreelevada y con algunas molestias que aparecen dentro de los seis meses de haberse realizado el tatuaje".



"Es importante destacar que no es una reacción inmediata".

La especialista comentó que "antes de decidir un tratamiento lo ideal es realizar un estudio en laboratorio para descartar una causa infecciosa", ya que "el tratamiento se realiza con corticoides locales y en algunos casos en forma oral".



  • Tener conocimiento del tipo de pigmento y elementos que componen el tatuaje que se realizará.
  • Evitar realizarse el tatuaje si ha tenido previamente uveítis.
  • Tener en cuenta si es una persona alérgica o con reacciones a elementos del medio ambiente (ácaros, polen), ya que son más propensas a tener reacciones inflamatorias.