Buscar en Infobae

Entretenimiento lunes 29 de febrero 2016

México hace historia: Alejandro González Iñárritu ganó el Oscar a mejor director por segundo año consecutivo

El director de El Renacido se convirtió en el tercer cineasta en llevarse el galardón dos veces seguidas. El protagonista Leonardo DiCaprio, por su parte, fue premiado con la estatuilla como mejor actor

lunes 29 de febrero 201605:17
Crédito: AFP

El director mexicano Alejandro González Iñárritu entró este domingo en la historia de Hollywood con "El renacido", una superproducción con la que volvió a demostrar su genialidad para hacer un cine que sale de las entrañas.

Iñárritu se convirtió en el tercer cineasta de la historia en ganar dos veces seguidas el Óscar a Mejor director, siguiendo los pasos de John Ford (1941 y 1942) y Joseph L. Mankiewicz (1950 y 1951).

Además, se unió a grandes figuras que han recibido dos estatuillas doradas por su dirección, como Billy Wilder, Clint Eastwood, Steven Spielberg, Milos Forman, Oliver Stone o Ang Lee.

"Hay una frase en el filme que dice que la gente no te escucha cuando ve el color de tu piel", dijo el director al recibir su premio en el teatro Dolby, sumándose a la polémica que marcó la noche: la falta de diversidad en la industria del cine estadounidense.

LEA MÁS:

Embed

"Así que qué gran oportunidad para nuestra generación para liberarnos de todos los prejuicios y de esta forma pensar y estar seguros de una vez por todas y para siempre de que el color de la piel es tan irrelevante como lo largo que tenemos el cabello", prosiguió.

"El renacido" es la mejor definición de lo que el cine significa para Iñárritu: remover el alma para comprender un poco mejor de qué está hecha la naturaleza humana.

Durante cinco años vivió dedicado a investigar, viajar, leer y sentir para dar forma a esta historia de venganza, supervivencia y esperanza protagonizada por Leonardo DiCaprio, que se llevó la estatuilla como Mejor actor.

Pero, más importante todavía, el cine es "otra manera de expresar quién eres", según sus propias palabras. "Una película es una extensión de uno mismo, es un bebé".

Alejandro-González-Iñárritu-1583-3.jpg

Una carrera de Óscar

El éxito de Iñárritu, nacido en Ciudad de México hace 52 años, no puede sorprender a nadie. Todas sus películas -seis- han sido nominadas por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas estadounidense, un dato del que pocos cineastas pueden presumir.

Aunque su nombre está escrito en oro en la meca del cine, "El Negro" vivió varias vidas antes de darse cuenta de que lo suyo era el cine.

Durante la década de los ochenta fue una de las voces radiofónicas más populares de México al frente de la emisora de radio WFM.

La música es tan trascendental para él que en alguna ocasión ha reconocido ser un "músico frustrado", antes que director.

Su espíritu aventurero lo empujó a dejar los micrófonos en los noventa para probar suerte en la publicidad y los cortometrajes con su productora Z Films.

Fueron años de crecimiento personal durante los que estudió dirección teatral bajo las órdenes del polaco Ludwik Margules.

Alejandro-González-Iñárritu-1583-2.jpg

En ese tiempo conoció a uno de los hombres más importantes de su carrera, el guionista mexicano Guillermo Arriaga, con el que filmó su primer largometraje, "Amores Perros" (2000).

El film, protagonizado por Gael García Bernal, representó a México en los Óscar y marcó el inicio de una nueva etapa en el cine latinoamericano.

Luego llegaron "21 gramos" (2003), con Sean Penn, y "Babel" (2006), con Brad Pitt, que completaron la llamada trilogía de la muerte creada junto a Arriaga y con las que Iñárritu metió un pie en Hollywood.

Pero el éxito y las discrepancias rompieron para siempre la amistad entre ambos cineastas.

Iñárritu tardó cuatro años en recomponer sus bases en el cine. "Biutiful" (2010) fue su particular resurgir, un drama protagonizado por Javier Bardem y financiado por la productora ya casi inactiva Cha Cha Cha Films, fundada con los también mexicanos Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro.

Con "Birdman", su primera comedia, llegó la fiesta grande al conseguir cuatro estatuillas doradas. Su triunfo sacó a relucir su lado más político criticando la gestión del presidente Enrique Peña Nieto.

Sin apenas tiempo para celebrar, Iñárritu ultimó "El renacido", un proyecto personal con un presupuesto estratosférico que le ha consagrado como uno de los mejores cineastas de Hollywood.

"Ha sido muy extenuante hacer dos películas al hilo", reconoció hace un tiempo. "El único reto que tengo frente a mí es descansar seis meses. Quiero, como un oso, meterme en una cueva e hibernar", confesó.

AFP

Comentarios